Las autoridades de sanidad de todo el mundo están intentando obtener más respiradores para tratar a pacientes infectados con el coronavirus, pero algunos médicos han decidido prescindir de esas máquinas cuando pueden.

La razón: algunos hospitales han reportado tasas de muertes inusualmente altas de pacientes con coronavirus conectados a respiradores, y hay médicos que temen que las máquinas para respirar pudieran estar dañando a algunos enfermos.

La evolución de los tratamientos pone de relieve el hecho de que los doctores aún están aprendiendo la mejor forma para manejar un virus que emergió hace apenas unos meses. Se están basando en datos anecdóticos en tiempo real mientras reciben una oleada de pacientes y los suministros básicos escasean.

Los respiradores mecánicos envían oxígeno a los pacientes cuyos pulmones están fallando. Utilizar las máquinas involucra sedar al enfermo y meterle un tubo por la garganta. Las muertes de ese tipo de pacientes son comunes, sin importar la razón por la que requieran la ayuda para respirar.

En términos generales, de 40 a 50% de los pacientes con dificultad respiratoria severa mueren mientras están conectados a un respirador, de acuerdo con expertos. Pero 80% o más de los enfermos con coronavirus que fueron colocados en las máquinas en la ciudad de Nueva York han fallecido, informaron las autoridades municipales y estatales.

Se han registrado también tasas de mortalidad más altas de las normales en otras partes de Estados Unidos, dijo el doctor Albert Rizzo, director médico de la American Lung Association.

En tanto, han surgido reportes parecidos en China y Gran Bretaña. Uno del Reino Unido colocó la cifra en 66%. Un pequeño estudio en Wuhan, la ciudad china donde se registró el primer caso de la enfermedad, señaló que 86% de esos pacientes fallecieron.

La razón no está clara. Podría tener que ver con el estado de salud general de los pacientes antes de que se contagiaran. O podría estar relacionada con qué tan graves estaban cuando fueron conectados a las máquinas, señalaron algunos expertos.

Pero algunos profesionales de la salud se han preguntado si los respiradores en realidad podrían empeorar las cosas para algunos pacientes, quizás al provocar o agravar una reacción dañina del sistema inmunológico.

“No son benignas”

Eso es una especulación. Pero los expertos sí dicen que los respiradores pueden ser dañinos para un paciente con el paso del tiempo, debido a que se inyecta oxígeno a alta presión en los pequeños sacos de aire en los pulmones del paciente.

“Sabemos que las máquinas para respirar no son benignas”, dijo el doctor Eddy Fan, experto en atención respiratoria en el Hospital General de Toronto. “Uno de los hallazgos más importantes en las últimas décadas es que los respiradores pueden agravar las lesiones pulmonares, así que tenemos que ser cuidadosos en la forma en que lo usamos”.

Los peligros pueden reducirse al limitar la cantidad de presión y el tamaño de las respiraciones administradas por la máquina, comentó Fan.

Sin embargo, algunos doctores dijeron que están tratando de mantener a los pacientes sin respiradores tanto como les sea posible, y en su lugar recurren a otro tipo de técnicas.

Cada vez más, los médicos están probando otras medidas primero. Una es hacer que los pacientes se acuesten en distintas posiciones, incluyendo boca abajo, para permitir que distintas partes del pulmón se oxigenen mejor. Otra es darles a los pacientes más oxígeno a través de tubos nasales u otro tipo de dispositivos. Algunos médicos están experimentando con añadir óxido nítrico a la mezcla, para ayudar a mejorar el flujo sanguíneo y el oxígeno a las partes menos dañadas de los pulmones.

AP.

Comments

Comments are closed.