“Nuestra industria está sangrando; nadie ha podido detener el sangrado. Ya estamos viendo algunas producciones cerradas, compañías que se declaran en bancarrota y se están perdiendo decenas de miles de empleos”, dijo el Secretario General de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Mohammad Sanusi Barkindo, en el discurso inaugural de la reunión “virtual” que sostiene la Opep y la Opep+ para buscar salidas al dramático desplome de los precios del crudo.

Barkindo entiende que el desafío es grande para los países productores de crudo, y así lo dicen los datos analizados en el encuentro.

De acuerdo con las estadísticas de la Opep, la capacidad global de almacenamiento de petróleo disponible supera los 1.000 millones de barriles. Y dado el actual desequilibrio de oferta y demanda sin precedentes, podría haber un colosal exceso de volumen de 14,7 millones de barriles por día en el segundo semestre de 2020.

Precisa entonces que ese exceso de oferta agregaría otros 1.300 millones de barriles a las existencias mundiales de petróleo crudo y, por lo tanto, agotaría la capacidad de almacenamiento mundial de crudo disponible en el mes de mayo.

Escenario impredecible

Las proyecciones estadísticas rodaron en cosa de un mes. Para el momento la Opep mantenía una previsión del PIB mundial de 2,4%. Hoy, es un de 1,1% negativo. “Es increíble pensar que la contracción global es mucho mayor que la de la Gran Recesión de 2008-2009”, sostiene el Secretario General.

Es más, a principios de marzo, el crecimiento esperado de la demanda mundial de petróleo en 2020 estaba justo por debajo de 0,1 mb/d. Hoy, se proyecta una contracción de 6,8 mb/d, con el segundo trimestre solo cerca de 12 mb/d y expandiéndose. ¡Estos son números asombrosos! Sin precedentes en los tiempos modernos, alertó Barkindo.

Las perspectivas para el crecimiento del suministro no perteneciente a la Opep en 2020 también se han reducido en más de 1,5 mb/d, aunque esto no está cerca de la caída de la demanda de petróleo.

La cesta de referencia de la Opep ha caído de US$ 52,7 por barril en marzo de 2020 a menos de US$ 20 por barril a principios de abril, una disminución de alrededor del 70%. “Todos estamos viendo ahora significativamente menos ingresos en nuestras arcas fiscales”, precisó el funcionario.

El Covid-19 avanza sin piedad

En un sentido discurso el Secretario General de la Opep, Mohammad Sanusi Barkindo, aseguró que el mundo está enfrentado a una “bestia invisible” que ha impactado todo a su paso. “Lo vemos en los bloqueos iniciados por los gobiernos de todo el mundo; las restricciones de viaje generalizadas; cierres de empresas e industrias; cierres de escuelas; medidas de distanciamiento social … podría seguir”, alertó.

No se trata solo del petróleo: la situación está afectando negativamente a todos los productos básicos; rieles; minerales acciones y mercados financieros. Por lo que Barkindo conminó a los productores Opep, Opep+ y a otras naciones productoras presentes en el encuentro, a tomar medidas urgentes.

“Hago un llamado a los productores de petróleo aquí hoy, para ver la perspectiva del mercado que presentamos, y estar hombro con hombro para ayudar a esta vital industria global a sobrevivir. Para el trimestre actual, alrededor del 15% del consumo mundial de petróleo se ha evaporado y este enorme desequilibrio del mercado debe abordarse con urgencia”. Así finalizó el Secretario General su discurso para dar inicio a las deliberaciones, de las que al cierre de esta edición aún no se conocían detalles.

Erika Hidalgo López / Sumarium

Comments

Comments are closed.