La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, se defendió este viernes de quienes la acusan de xenofobia por exigir al Gobierno nacional resolver la necesidad de vivienda de los venezolanos radicados en la capital que no pueden pagar sus arriendos durante la cuarentena decretada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Qué pena que no podamos pagar eso. Pagamos parto, nacimiento, salud, jardín, colegio. Qué pena que lo único que no podemos pagar es el arriendo (a los inmigrantes) y para eso pedimos un poquito de ayuda”, manifestó la alcaldesa.

Desde la semana pasada, organizaciones humanitarias y asociaciones de inmigrantes han denunciado el desalojo en Bogotá de decenas de familias venezolanas que no pueden pagar el arriendo de sus habitaciones debido a que la cuarentena por la enfermedad del COVID-19 les impide trabajar.

Las víctimas, que han realizado plantones en la céntrica Plaza de Bolívar, son personas que se ganan la vida en las calles de la ciudad y al no poder asumir un alquiler mensual pagan un hospedaje diario en hoteles de mala muerte o pensiones del centro donde ya no son aceptadas por falta de dinero.

RECLAMOS A LA ALCALDÍA

La situación generó fuertes críticas hacia la Alcaldía de Bogotá y diferentes sectores le exigieron a López medidas incluyentes para ayudar a los más de 350.000 venezolanos que viven en la ciudad.

Sin embargo, López argumenta que esa es una responsabilidad que debe asumir el Gobierno nacional porque la ciudad difícilmente tiene recursos para cubrir el pago de arriendos a los bogotanos afectados por el coronavirus.

Cuando el Gobierno anunció que “durante la cuarentena, y hasta dos meses después, queda prohibido el desalojo de cualquier familia colombiana por moras en los arriendos”, la alcaldesa apoyó la decisión pero pidió que Migración Colombia se hiciera cargo de los venezolanos.

Además, insistió en que los capitalinos han pagado con sus impuestos desde hace tres años y sin dinero del Gobierno, los gastos de salud, educación y alimentación de estas familias venezolanas.

ACUSACIONES POR XENOFOBIA

Las declaraciones de la mandataria no cayeron bien en la opinión pública, razón por la que varias personalidades le pidieron moderar su lenguaje, mientras que en redes sociales sus palabras fueron calificadas como “xenófobas”.

“Puede ser muy taquillero este discurso, pero no es responsable ni serio. Actitudes como esta alimentan la xenofobia“, dijo en su cuenta de Twitter el presidente del Concejo y excandidato a la Alcaldía de Bogotá, Carlos Fernando Galán.

El concejal agregó: “No es una limosna la ayuda a los migrantes venezolanos, es un deber moral“.

Sin embargo, la mandataria asegura que “si de algo no se puede calificar a la Alcaldía de Bogotá es de xenófoba. (…) porque todas estas cosas las pagan los impuestos de los bogotanos sin chistar“.

Sin mencionar nombres, el presidente Iván Duque también tomó partida en la polémica y aseguró: “Hay algunos alcaldes que, de alguna manera, están tratando decir: ‘Es que ese no es mi problema’“.

Según el primer mandatario, el bienestar de las familias venezolanas en Colombia es “una responsabilidad de todos” y agregó que “nadie se puede lavar las manos frente a un tema tan sensible”.

Ante los cuestionamientos, López ha respondió tajantemente: “Pedimos ayuda del Gobierno nacional por cuarentena y salimos a deber”.

Según las autoridades migratorias, más de 1,7 millones de venezolanos se han establecido en Colombia huyendo de la crisis política, económica y social de su país, convirtiendo a Colombia en su primer país de acogida.

EFE

Comments

Comments are closed.