El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este miércoles que Washington cuenta con información que apunta a un “ataque sorpresa” de Irán o las milicias a las que apoya contra sus fuerzas en Irak.

“A raíz de información y convicción, Irán o sus agentes delegados están planeando un ataque sorpresa contra tropas o intereses estadounidenses en Irak”, ha dicho.

Así, ha advertido a través de su cuenta en la red social Twitter de que “si esto pasa, Irán pagará un precio muy alto, desde luego“.

El Gobierno de Irán ha advertido este mismo miércoles de que el despliegue en Irak del sistema de misiles tierra-aire Patriot por parte de Estados Unidos podría exacerbar las tensiones regionales.

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Abbas Musavi, ha señalado que esta decisión “creará tensiones” y “podría llevar la situación regional hacia la inestabilidad y unas condiciones catastróficas“.

El Ejército estadounidense ha trasladado recientemente a Irak varios sistemas de defensa antiaérea contra cohetes, artillería y proyectiles de mortero, así como sistemas Patriot.

Estos traslados han tenido lugar en paralelo a la retirada de tropas estadounidenses y de la coalición de un total de tres bases iraquíes –las de Al Qaim, Al Qayara y K1–.

Las decisiones se enmarcan en un momento de tensión en Irak a causa de la muerte en enero del general Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, en un bombardeo ejecutado por Estados Unidos en Bagdad.

El Parlamento iraquí aprobó tras ello una moción exigiendo la retirada de las tropas internacional y el Gobierno suspendió temporalmente la coordinación con la coalición.

Sin embargo, esta coordinación fue retomada varias semanas después para mantener las operaciones contra Estado Islámico, que ha incrementado recientemente sus ataques en el país.

Agencias.

Comments

Comments are closed.