La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, señaló este lunes que “si el trabajador de la salud no está bien protegido y llegase a contaminarse, se convertiría, en vez de en un actor de lucha, en un actor propagador del virus”.

“De contagiarnos nosotros, los trabajadores del sector salud, por no tener insumos para protegernos, dejaríamos una línea de lucha afuera”. dijo.

En ese sentido, apuntó que cuando están en los hospitales laborando “nos sentimos como si estuviésemos cruzando el Niágara en bicicleta”, recordando la canción del artista Juan Luis Guerra.

Contreras indicó que en Caracas hasta este momento hay tres hospitales centinela para atender los casos de coronavirus.

Sin embargo, aseveró que el 70% de los hospitales no disponen servicios de agua: “El problema de lo servicios públicos, el agua y la electricidad, limitan la capacidad de ayuda de los trabajadores de la salud”.

“Hay instituciones en las que se pretende darle a una enfermera un par de guantes para trabajar todo un turno”, expresó al tiempo que manifestó: “No quiero imaginar qué pasaría en Venezuela con una cantidad de muertes como la que está ocurriendo en Italia o en España. Nosotros aquí nos enfrentamos a la muerte todos los días”.

Durante una entrevista ofrecida a la periodista Shirley Varnagy en Onda, comentó que en este momento no podemos perder la esperanza, tenemos que entender que vamos a salir de esto (…) yo siento que como venezolana es mi deber quedarme para hacer de este país el mejor país, porque tenemos el capital humano y la reserva moral”.

“Yo he sentido mucho temor, ganas de convertirme en una enfermera anónima y perderme en las nieblas del olvido, pero Dios me ha dicho que debo ser fuerte y valiente. Particularmente vengo de una familia donde mi madre nos enseño que no hay que dejarse vencer por los obstáculos, hay que avanzar, y tener la mirada fija en un objetivo”, agregó.

Comments

Comments are closed.