El exministro de petróleo, Rafael Ramírez, volvió a referirse a la decisión de Rosneft de retirarse de Venezuela y ceder su participación a una empresa propiedad del gobierno de Rusia.

“Queda una duda en el ambiente petrolero sobre los propósitos del gobierno ruso con esta medida, está claro que no desean perder su presencia en el país, la cual le da ventajas geopolíticas en la región, pero lo que no parece claro es su interés en hacer esfuerzos para aumentar la producción de petróleo en Venezuela, sobre todo cuando están enfrascados en una carrera para aumentar la producción en su propio país y el mercado internacional está sobre abastecido de petróleo”, señaló.

A continuación su boletín petrolero íntegro

Precios

La tendencia del precio del petróleo sigue a la baja, sin ninguna decisión política o señal económica que lo detenga en su caída. La OPEP publica hoy el precio de cierre del viernes de su cesta de crudos en 24 dólares barril, con una caída de 7% en relación a la cotización del jueves y 54% en relación al precio de 52 dólares el barril del día 4 de marzo antes de la fallida reunión de la OPEP+.

Mientras, el precio de los marcadores Brent y WTI se acerca al nivel de los 20 dólares el barril que habíamos señalado en nuestro Boletín Semanal del pasado viernes 27 de marzo. Al cierre de los mercados en Europa, petróleo Brent ha operado a 21,7 dólares el barril y el WTI a 20.1 dólares el barril, una pérdida de 57% y 58,22% respecto al cierre del día antes de la reunión de la OPEP, acumulando una perdida de 26,6 y 30,16 dólares por barril respectivamente en 26 días.

Los estragos sin precedentes que el coronavirus han causado en la economía y el mercado mundial del petróleo han provocado que los contratos a futuro se mantienen a la baja, previendo que los precios futuros tengan descuentos récord. Los analistas petroleros siguen debatiendo sobre los efectos del Covid-19 y la falta de acuerdo entre los grandes productores de petróleo. En el último análisis de Citigroup se estima que los precios podrían llegar a 5 dólares barril, considerando que el Brent y WTI han llegado a su valor mínimo en 20 años.

Mientras la demanda de petróleo sigue en caída libre, estimándose una perdida de 10,5 millones de barriles día en marzo y 18,7 millones de barriles día en abril. Por otra parte, si la caída de la demanda se produce en los niveles estimados por la AIE de una perdida de 20 millones de barriles por día, el almacenamiento comercial de los países OECD, puede alcanzar de incremento de 600 millones de barriles por mes. Pero si tanto la Federación Rusa, como el Reino de Arabia Saudita incrementan su producción como han anunciado entre 2-3 millones de barriles día, los inventarios podrían alcanzar un nivel de 700 millones de barriles por día. El dia de hoy el Reino de Arabia Saudita anunció que aumentará sus exportaciones de petróleo a un récord de 10, 6 millones de barriles al día.

Corona Crash

El Reporte de 29 de marzo de la OMS informa que 29.891 personas han muerto a causa del virus, el número de personas infectadas alcanzó a 634.835, de los cuales solo el 10% ha superado el virus. Entre los datos más importantes están el aumento de casos detectados en Estados Unidos de 103.321 y el número de muertes en Italia y en España, con 10.023 y 5.690 víctimas respectivamente.

La inamovilidad de los países sigue aumentando, a los anuncios de la semana pasada de endurecimiento de la medida en la mayoría de los países europeos y Reino Unido, así como los EEUU, y medidas de cuarentena en India y Suráfrica, el presidente de Singapur informa los planes de restricción de movimiento con un total de 800 casos, Vietnam prepara sus ciudades para el cierre con 179 casos detectados y Tailandia planea un nuevo paquete de estímulos económicos para superar los efectos del Covid-19.

Mientras los anuncios de las masivas ayudas económicas aprobadas por la administración norteamericana y el congreso por 2,2 trillones de dólares no han podido frenar la caída de la economía y el desempleo crece vertiginosamente en los EEUU, los países de la Unión Europea siguen sin acuerdo sobre la aprobación del paquete de ayudas llamado “Corona Bonos”, a la vez que varios jefes de Estado y de Gobierno se han quejado públicamente de la falta de solidaridad de algunos países importantes de la UE que han afectado la capacidad de los países más golpeados por el COVID-19 para hacer frente a la crisis.

Por otra parte, el pasado 27 de marzo la titular del Fondo Monetario Internacional señaló que “Está claro que hemos entrado en una recesión que será peor que en 2009, después de la crisis financiera mundial”. Por otra parte, el responsable para Europa del FMI señaló que “por cada mes que sigan suspendidas las actividades económicas consideradas no esenciales en Europa, las cuales representan un tercio de la producción, se restaran 3 puntos porcentuales del PIB anual”.

Todos estos elementos y anuncios siguen añadiendo elementos negativos sobre el desempeño de la economía mundial y del mercado petrolero, sobre todo a la luz de que no surge una respuesta científica efectiva contra la expansión del COVID-19 y anuncios de extensión de las restricciones, como el anuncio del presidente Trump de que se extienden las restricciones de movimientos hasta el 30 de abril.

Trump al rescate del precio.

Ante el desacuerdo entre los países OPEP y No-OPEP y la guerra de precios entre la Federación Rusa y el Reino de Arabia Saudita, el presidente norteamericano, D. Trump, ha sido el único Jefe de Estado que ha mostrado su preocupación por la caída del precio del petróleo y ha hecho llamados tanto a los sauditas como a los rusos, para buscar algún tipo de acuerdo que permita estabilizar el mercado petrolero que se acerca peligrosamente al nivel de los 20 dólares por barril.

Así, adicional a los contactos que está haciendo la administración norteamericana ante el Reino de Arabia Saudita, tal como lo informó el vocero del Departamento de Estado la semana pasada, el día de hoy el presidente Trump anunció que llamaría y entraría en contacto directo con el Presidente V. Putin para tratar de allanar un acuerdo para estabilizar el precio.

Estos anuncios no solo indican el hecho cierto de que los tres grandes productores del petróleo del mundo van a buscar acuerdos más allá de la OPEP ante la debilidad manifiesta de la organización de países productores, sino que la administración norteamericana está resintiendo el impacto económico que la caída del precio tendrá sobre su propio sector petrolero nacional, donde los medianos y pequeños productores independientes de Shale Oil, utilizando el “fracking” no podrán mantener su producción, pues esta resulta más costosa y requiere precios de, al menos, 30-40 dólares el barril.

Venezuela

La noticia más importante en el país ha sido el anuncio del gigante ruso Rosneft de retirarse de Venezuela y ceder su participación a una empresa, aún no anunciada, 100% propiedad del gobierno de la Federación Rusa.

Aunque algunas autoridades han tratado de aminorar el impacto de esta decisión, la misma se produce a solo horas de los anuncios del Departamento de Justicia de los EEUU en contra de Maduro y otros altos funcionarios y a días de que la OFAC impusiera sanciones sobre las filiales comercialización de Rosneft responsables de la comercialización del crudo venezolano. Pareciera que la empresa, con un 40% de socios privados, no está dispuesta a seguir llevando la carga del apoyo ruso al gobierno de Maduro, saliendo del país.

En nuestro artículo del día de ayer 29 de marzo señalamos que esta transferencia de activos y derechos de explotación petrolera de Rosneft en Venezuela, en asociación con PDVSA en las empresas mixtas, debe ser aprobado por el Ejecutivo Nacional y por la Asamblea Nacional, según lo establece la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

Por otra parte, la salida de Rosneft y de su CEO del país, para transferir operaciones a una empresa aún no identificada, seguro producirá un tropiezo en la continuidad operacional de las empresas mixtas donde Rosneft está junto a PDVSA, más aún cuando las mismas, sobre todo PetroMonagas, ha presentado problemas para operar su mejorador e incrementar la producción en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Queda una duda en el ambiente petrolero sobre los propósitos del gobierno ruso con esta medida, está claro que no desean perder su presencia en el país, la cual le da ventajas geopolíticas en la región, pero lo que no parece claro es su interés en hacer esfuerzos para aumentar la producción de petróleo en Venezuela, sobre todo cuando están enfrascados en una carrera para aumentar la producción en su propio país y el mercado internacional está sobre abastecido de petróleo, mientras el crudo Merey venezolano se está comerciando, con dificultades, a valores que rondan los 8 dólares el barril.

Comments

Comments are closed.