El presidente Donald Trump emitió el viernes una orden que pretende forzar a General Motors a producir respiradores artificiales para enfermos con coronavirus, de conformidad con la Ley de Producción de Defensa.

Trump dijo que las negociaciones con GM habían sido productivas, “pero nuestra pelea contra el virus es demasiado urgente para permitir que el toma y daca del proceso de contratos continúe su curso normal”.

Afirmó que “GM estaba perdiendo tiempo” y que sus acciones ayudarán a asegurar la rápida producción de respiradores artificiales que van a salvar vidas estadounidenses.

El mandatario estadounidense había sido renuente a recurrir a la ley para obligar a empresas a que contribuyan a la lucha contra el coronavirus. GM figura entre las compañías de Estados Unidos que intentan reacondicionar plantas para producir los respiradores. GM colabora con Ventec Life Systems, un pequeño fabricante de respiradores en la zona de Seattle, para incrementar su producción, y GM utilizará su planta de componentes electrónicos en Kokomo, Indiana, para fabricar las máquinas.

10.000 al mes

GM dijo el viernes que podría construir 10.000 respiradores al mes a partir de abril con posibilidades incluso de elevar la producción.

Después de que Trump invocara la ley, GM dijo en un comunicado que ha trabajado las 24 horas durante más de una semana con Ventec y abastecedores de partes para construir más respiradores. La compañía dijo que “jamás ha flaqueado” en su compromiso de fabricar los respiradores de Ventec.

Trump dijo desde la Oficina Oval que el gobierno pensó que tenía un acuerdo para 40.000 respiradores, pero GM redujo la cifra a 6.000 y que mencionó un precio mayor al discutido antes.

“No me gustó”, dijo el mandatario. “Así que la activamos respecto a General Motors”.

Trump también señaló que no estaba contento con GM por haber cerrado una fábrica en Lordstown, Ohio. “No entré con una opinión muy favorable”, dijo.

GM dijo que está ofreciendo recursos a Ventec “al costo”. Esta empresa, no GM, es la que está en conversaciones con el gobierno, y los únicos cambios que Ventec ha efectuado han sido a solicitud del gobierno, dijo Chris Brooks, director de estrategia de la compañía. GM será solamente un productor contratado para Ventec, agregó.

Los respiradores de Ventec, que son portátiles y pueden usarse en pacientes en cuidados intensivos, cuestan unos 18.000 dólares cada uno, señaló Brooks. Los respiradores más sofisticados que los hospitales utilizan llegan a costar hasta 50.000 dólares, agregó.

AP.

Comments

Comments are closed.