Lo que todos temían y sabían ocurrió. Llegó el coronavirus a Venezuela. “A un país en ruinas, donde el liderazgo está construido precisamente sobre una nación sumida en el caos y en la precariedad en todo orden de cosas. Esto podría ser devastador para Venezuela”.

Así opina el exministro de petróleo y expresidente de Pdvsa sobre lo que pasa en este preciso momento en Venezuela. Rafael Ramírez, brazo derecho del fallecido expresidente, Hugo Chávez, arremete, critica y denuncia nuevamente al gobierno de Nicolás Maduro, que en su criterio ha sido el peor en la historia republicana de Venezuela.

Esta vez su crítica tiene mayor énfasis. Su temor a que el Covid-19 pueda propagarse de manera cruenta, y poner en riesgo la vida de muchos venezolanos, podría ser para él la peor noticia, dijo en conversación con Sumarium el también exembajador de Venezuela en la ONU.

“Las medidas de Maduro son efectistas, no resuelven nada. Sabe que no tiene recursos para hacer frente a la pandemia y que no los puede levantar. Ellos saben que esta realidad no es un juego porque está demostrado que el Covid-19 puede sobrepasar a países con excelentes sistemas de salud, como el de los propios chinos y el de países europeos. ¿Es posible suponer que en Venezuela habrá una respuesta mejor?”, se pregunta.

Ramírez, recuerda que el coronavirus llega al país en medio de una crisis sanitaria, de servicios fundamentales, de escasez de combustible, de falta de medicinas, de alimentos. “Los venezolanos no pueden permanecer en una cuarentena, sino se les garantiza la alimentación y los servicios básicos. Y eso no está ocurriendo”.

S- ¿Qué le preocupa más del coronavirus en Venezuela?

RR- Visualizo muy mal al país, y la llegada del Covid-19 es lo que le faltaba a Venezuela para completar la tragedia. La cuarentena está bien, pero para llamar al pueblo venezolano a cumplirla, es porque el gobierno le tiene garantizado el acceso a la alimentación, al agua, a la electricidad, al gas, a las medicinas, al combustible, etc. Entonces no puedes llamar a una cuarentena para que sea un suicidio colectivo.

S- El gobierno ha anunciado medidas para paliar lo que pude venir. Ha estado dando las cifras de afectados y…

RR. Mira. Las medidas anunciadas no sirven. Y sobre los datos que anuncia, tengo mis dudas. No es un gobierno transparente, nunca ha dicho la verdad. Dime tú, si botó a una ministra de salud porque dio cifras de la mortalidad infantil. En el país no se sabe nada. Es más, la verdad es que no vamos a saber de qué se va a morir la gente. Si de coronavirus, de sarampión, de malaria, de paludismo o de hambre o de falta de atención médica. No lo vamos a saber. Fíjate. La comisión que nombraron para hacerse cargo del Covid-19 es insólita. Está encabezada por los mismos creadores y responsables del desastre del país. Dónde están ahí los científicos, los médicos, los expertos. Los que saben y pueden dar directrices claras. Maduro llama a las Fuerzas Armadas, pero no llama a los expertos. No entiendo. El problema es que Maduro acabó con el sistema de salud que dejó Chávez. ¿Cómo es eso de que mandas a hacer tapabocas artesanales? Eso no es así. Existen medidas sanitarias para eso. El país está en ruinas. La propia OMS está preocupada por Venezuela, y lo ha dicho.

S.- Cree que finalmente el FMI vaya a prestarle recursos a Maduro. Sino de dónde cree que vendría dinero fresco para enfrentar la pandemia.

RR. A Maduro no le va prestar dinero ningún multilateral. Nadie. Y la pregunta de dónde vendrán los recursos, es una buena pregunta que el gobierno debería responderle a los venezolanos. Y es lo que debe hacer un jefe de Estado. Lo que veo claro es que a Maduro nadie le va a prestar dinero. Y el problema es que su gobierno no tiene credibilidad. No inspira confianza. No se sabe cuáles son realmente las cifras del país.

S- El FMI se negó a prestarle 5.000 millones de dólares. Sin embargo, ahora vuelve a insistir con 1.000 millones.

RR.- A Maduro le gusta hacer cosas tremendistas. Él sabe que el FMI se lo va a negar. Entonces va y lo pide para que precisamente se lo nieguen. Se victimiza y luego culpa a las sanciones y al FMI de la crisis del país. El problema es que Maduro no entiende el mundo no funciona así. Estos organismos funcionan primero con el reconocimiento de los gobiernos y el FMI dice que tiene dudas. Luego el FMI no tiene razón algún para darle un cheque en blanco a Maduro y de hacerlo le va a exigir que haga cambios. Empezando por el gobierno.

P- ¿Y no tiene a quien más acudir? ¿Qué pasa con sus aliados, podrían apoyarlos?

RR. Es lo que me pregunto yo. Por qué no le pide ayuda a los chinos y rusos. Normalmente eran países cercanos a nosotros. Ahora la pregunta es ¿cuánto le debe Maduro a los chinos que no se han acercado a ofrecerle ayuda? ¿Cuánto le debe a los rusos, que se siguen cobrando en petróleo todas las deudas que Maduro ha contraído con ellos? Porque esa es otra, Maduro ha comprometido nuestra factura petrolera en base a estructuras de repagos de préstamos que han acordado con los rusos. Y ahora con la caída del precio del crudo se requerirá más petróleo para pagarlo.

“Maduro está haciendo aguas por todas partes”

Rafael Ramírez sostiene que el madurismo dilapidó toda a obra de Chávez. Y ahora “Maduro está haciendo aguas por todas partes”. Asegura que el coronavirus le llegó al mandatario como anillo al dedo, pues con la cuarentena desmovilizas a la gente y encubres la caída de los inventarios de combustible y un enorme etcétera de carencias, dice.

A Ramírez, el madurismo le cuestiona su paso por Pdvsa. De hecho, gente de su confianza y con la que trabajó codo a codo, fue parte de la purga que comenzó en noviembre de 2017 en lo interno de Pdvsa y que al parecer no termina. Ramírez subestima todas las acusaciones en su contra, pues asegura que nada encontrarán. Y pregunta en consecuencia que fue de los más de 45.000 millones que le dejó a la gestión que asumió la gente de Maduro a su salida de la dirección de la petrolera.

Para el extitular de la cartera petrolera la imagen política de Maduro se ha desdibujado, “si es que alguna vez ha tenido imagen política” dice Ramírez.

P- ¿Cuál es el piso político de Maduro en este momento?

RR.- En este momento Maduro no ganaría ni una elección de centro de estudiantes. El problema es que un liderazgo se basa en la asertividad. La gente sigue a un líder porque es asertivo. Porque es capaz de resolver problemas. Pero Maduro es lo opuesto. Ha cometido errores y no los reconoce. Es intolerante y ahora que cree que va a lavarse la cara porque enfrenta la pandemia y hace una cuarentena. Maduro no tiene pueblo. Se mantiene solo por el apoyo de los militares y no entiendo por qué. Pero también por los gravísimos errores de la oposición. Ahora desvanecida.

P- Entonces ¿quién le hace contrapeso a Maduro?

RR.- Maduro se siente como el tuerto gobernando en reino de los ciegos. No tiene oposición. La gente está desmovilizada. Además, le encanta que se hayan ido 4,7 millones de personas del país.

Para Ramírez este es el peor de los escenarios. Se trata, dice, de un cuadro nefasto donde el gobierno actúa a sus anchas porque no hay nadie que le haga peso político en lo interno del país.

“Los verdaderos chavistas estamos en deuda con el país”

El expresidente de Pdvsa hace un acto de contrición. Dice: “nos tocará a los venezolanos y en especial a los chavistas resarcir el error, porque de alguna manera tenemos una responsabilidad especial en el hecho de que Maduro esté en el gobierno. Todos nos equivocamos al elegir a Maduro. Hay que retomar el camino de Chávez, y volver a la Constitución y las leyes. El país tiene que comenzar a funcionar”

“Somos la vergüenza en el mundo petrolero”

Rafael Ramírez conversó con Sumarium y habló también sobre la crisis que atraviesa el mercado petróleo y los posibles movimientos y escenarios que podrían manejarse. Considera imperioso y urgente que haya acuerdos. “Los países deben sentarse a la mesa para al menos tratar de detener la caída del valor del petróleo”, opina.

El ingeniero mecánico, con fieles y detractores, hoy en el exilio, maneja cifras y proyecciones alarmantes de lo que pude ocurrir con los países petroleros, de no haber un acuerdo en términos inmediatos. Cuenta cómo la Opep ha perdido liderazgo e impacto en el mercado global de hidrocarburos y el triste papel de Venezuela.

El ex zar del petróleo como lo han apodado, por el largo período que se mantuvo al frente de los destinos económicos del país y del mundo petrolero, mantiene una línea dura frente al gobierno de Nicolás Maduro, con quien se ha enfrentado diatribas que marcan las agudas diferencias en torno al destino del país y al manejo de las decisiones de gobierno.

Muy pronto, una próxima entrega.

Por: Erika Hidalgo López / Sumarium

Comments

Comments are closed.