El exembajador de Venezuela en la ONU, Rafael Ramírez, dijo este domingo que la cuarentena decretada hace una semana “le viene como anillo al dedo”.

“Tener a la gente en un virtual estado de sitio, sacar a la gente de la calle, que no se movilice, que no pueda colocar ni gasolina, ni gas, ni medicamentos, ni alimentos. Utiliza la fuerza pública para mantener a los ciudadanos en casa, en cuarentena, pero no ofrece ninguna alternativa para suministrar alimentos, más allá de la “caja Clap”, insuficiente y con alimentos de mala calidad. No da opciones para adquirir los medicamentos, ni para resolver el problema eléctrico, ni la falta de agua”, aseveró en su artículo dominical.

“¿Cómo suministrar alimentos, si el gobierno ha acabado con la producción de todo, si la economía está destrozada por la incapacidad de Maduro en manejar la industria petrolera y la política macroeconómica? ¿Cómo pedirle u obligar al pueblo a quedarse en su casa, en una situación de abandono social y económico en que está sumido, debido a una pobreza que afecta al 80% de la población? ¿Es que acaso los pobres tienen acceso a los Bodegones para suministrar comida a sus hijos en la cuarentena? ¿cuantas familias de cinco miembros pueden disponer de 120 dólares para hacer un mercado para 15 días?”, preguntó.

Rampírez aseguró que “el madurismo trata de utilizar este peligro real que se cierne sobre el país, para oxigenarse, buscar beneficios políticos, cabalgar sobre el miedo que causa el COVID-19, para distraer al ciudadano del hecho cierto y real, de que Maduro ha sido responsable del peor desastre de nuestra historia”.

Lea el artículo íntegro aquí

Comments

Comments are closed.