La estatal Refineria di Korsou (RdK) de Curazao ocupó un terminal de almacenamiento de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Bonaire por una disputa de pagos.

Marcelino de Lannoy, director gerente de RdK, indicó que Curazao buscará la aprobación de una corte holandesa para vender Bonaire Petroleum Corp (BOPEC) y su terminal de almacenamiento de 10 millones de barriles de crudo, en caso de que no reciba lo adeudado por PDVSA.

De Lannoy dijo que RdK tendrá en cuenta sus intereses “siempre que esto sea posible”. Si la petrolera venezolana no respeta sus obligaciones “a RdK no le queda otra alternativa que usar su derecho de vender las instalaciones en una subasta pública”, acotó de acuerdo a lo reseñado en la agencia Reuters.

El año pasado, RdK finalizó el contrato que tenía PDVSA para operar en Curazao su refinería Isla, con capacidad de 335.000 barriles por día.

Comments

Comments are closed.