Las cosechas de varios productos agrícolas están en peligro de perderse por la falta de combustible. El expresidente de Fedeagro, Antonio Pestana, conversó con Sumarium e informó que las siembras de arroz, frijoles y ajonjolí están a punto de perderse por la imposibilidad de mover maquinarias, transporte y trabajadores.

Pestana señala que el problema de suministro en el interior del país no es nuevo, pero que se agrava con la llegada del coronavirus y la paralización de las refinerías del país.

Las cosechas de hortalizas en los estados andinos del país se están perdiendo por la misma razón. La falta de gasolina impide cosechar y distribuir, tanto a escala local como hacia el resto del país.

El gremialista sostuvo que la situación es tremendamente critica para los agricultores andinos. De acuerdo con sus cifras, indicó que la superficie sembrada de la zona giraba en unas 215.000 hectáreas, hoy no supera las 40.000.

Pestana sostiene los riesgos del campo son inmensos. En el caso de los granos explicó que tiene sus ciclos, y que, de no ser cosechadas en el momento preciso, se caen al piso y es imposible recuperar el producto.

El gremio agrícola sostiene que es clave para el país la producción interna de alimentos. La cuarentana que afecta la economía podría ser paliada con los productos que se siembran a escala nacional.

“No hay gasolina para nadie”

La escasez de combustible en el interior del país se ha convertido en un problema estructural. Desde hace unos cuatro años comenzaron los problemas en el suministro, que finalmente desembocó en un severo racionamiento, que hoy se agrava con la llegada del coronavirus.

El expresidente de Fedeagro aseguró que el sector agrícola está atravesando una grave crisis por la falta de combustible, que les impide hacer frente a las labores de los cultivos, tanto de siembra como de cosecha.

El empresario del campo sentenció: “No hay gasolina, no hay gasolina para nadie. Las refinerías están colapsadas. No producen nada. Sabemos que la Refinería El Palito está paralizada, al igual que Amuay en Paraguaná. No hay de donde sacar combustible. No hay tampoco importaciones. La situación es grave. Y más en un momento como el que hoy vivimos”.

Pestana adelantó además que las labores de resiembra, definitivamente, no se podrán hacer. “Podríamos eventualmente sembrar frijoles, porque no requiere de fertilizantes. Y sobre el arroz y el ajonjolí veo muy difícil acometer labores de siembra”, dijo.

Quejas y más quejas

El proceso de zafra, intensivo en el consumo de combustible, también puede paralizarse de no haber respuesta de parte de las autoridades. Los cañicultores alegan que no hay suficiente disponibilidad ni de gasolina ni de diésel.

Entre las múltiples quejas que circulan en la redes sociales, Minuta Agropecuaria reseña en un escrito que agricultores denuncian que las estaciones de servicio no están aceptando el Registro Único Nacional Obligatorio de Productores Agrícolas (Runopa) que los identifica como productores del campo.

La realidad es dantesca, dice un empresario del campo que prefiere no ser identificado. Señala que la llegada del Covid-19 al país está demostrado la vulnerabilidad del país en todos los aspectos. “No se trata solo de un colapso del sistema sanitario, que puede agudizarse. Se trata de la negativa del gobierno a resolver temas tan básico e indispensable como garantizar el alimento a los venezolanos en un momento clave”.

Los agricultores esperan que Ejecutivo Nacional trabaje de manera integral, y que evalúe las medidas primordiales que deben asumir para hacer frente a la necesidades alimentarias y sanitarias.

Por: Erika Hidalgo López.

Comments

Comments are closed.