El economista Leonardo Buniak, propuso postergar por 90 días el cobro de impuestos y rebajar el encaje legal marginal bancario para liberar 40,5 billones de bolívares que tienen los bancos retenidos en el BCV para que el sector empresarial tenga nuevo flujo financiero.

Añadió que de ocurrir lo contrario las empresas no podrán cumplir con los trabajadores que poseen en nómina, ni con las bonificaciones que les corresponde debido a la cuarentena.

A su vez resaltó que el gobierno está aplicando medidas “coercitivas” aplicando cuarentena social para detener la pandemia, reseñó El Impulso.

“Sin embargo hay un conjunto de medidas económicas que el gobierno tiene que tomar de manera urgente, para poder atenuar los aspectos vinculados a los efectos colaterales en el ámbito económico y social del coronavirus. No debemos olvidarnos que es importante prevenir la enfermedad, pero es evidente que no podemos olvidar los efectos colaterales que desde el punto de vista económico, van a venir, no hay que olvidar que el sector empresarial esta claro que tiene que honrar sueldos y salarios para que los trabajadores puedan mantener sus niveles de consumo, es claro que dada la paralización de las actividades económica, laborales, profesionales, financieras, comerciales y empresariales, asociadas a la cuarentena social decretada por el Ejecutivo y, además, conocida la necesidad de los trabajadores de disponer puntualmente de sus sueldos, salarios, bonificaciones y demás prestaciones, tienen que tener la capacidad económica y del flujo de caja y de la liquidez para atender estas obligaciones, y es allí donde se complica la película, porque el empresariado en estos momentos está paralizado, no esta produciendo, no esta vendiendo y no está cobrando, en este contexto, lo que viene para las próximas semanas es un problema muy serio de flujo de caja del sector privado”, explicó.

Por otro lado Buniak habló referente a la petición del gobierno de solicitar un crédito al FMI, considerando que se debe a “los severos problemas de caja en moneda extranjera que tiene, debido a la caída de los precios del petróleo por la guerra de precios y por el coronavirus”.

“La negativa del Fondo Monetario Internacional a considerar la solicitud del préstamo de emergencia por US$ 5.000 millones, es de carácter político, indicando que un requerimiento del Fondo es que los países que requieren de este tipo de financiamiento tienen, de alguna manera, tener el reconocimiento de sus gobiernos y del poder nacional y como se sabe en el país hay un gobierno del presidente Maduro y otro gobierno teoricamente interino y esto evidencia que se trata de un problema político, de reconocimiento del gobierno de Venezuela y esto ha sido más o menos dicho por el FMI y por esta razón el crédito ha sido denegado”, declaró.

Comments

Comments are closed.