Venezuela y el mundo se encuentra en cuarentena por el coronavirus, y una población que se ve vulnerable ante esto es la migración venezolana, debido a la reducción de remesas que envían a sus familiares en el país.

Mary, una venezolana de 50 años de edad que trabaja en Estados Unidos con servicios de limpieza, durante esta semana recibió varios mensajes avisando que no fuera a su lugar de trabajo: “No vengas mañana”, “ven después”, fueron algunos de estos mensajes.

“Esto sí me afecta mis ingresos. El dinero que envío a Venezuela no lo voy a poder enviar“, dijo la mujer quien envía remesas mensuales de 80 dólares a su familia, de cinco personas, y patrocina los estudios universitarios de un joven en Venezuela.

La razón de esto es el aislamiento social que se está decretando en todo el mundo.

“La gente tiene mucho miedo… Estoy devastada por no poder enviar dinero. Ellos no podrán”, dice Mary.

Por su parte, Néstor Marín, un venezolano que trabaja como bodeguero en una cadena de tiendas deportivas de Chile, teme que sus ingresos se desplomen por la cuarentena.

“Enviar dinero a Venezuela es posible técnicamente, pero el problema serán los sueldos”, señaló.

A su vez María Gabriela Silva, empleada del sector comercio en Argentina, añadió que las tasas de cambio con respecto al peso y al bolívar han bajado mucho.

“Uno paga arriendo, todos los servicios y envía remesas. Es preocupante“, explicó para la Voz de América.

Comments

Comments are closed.