El director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, señaló este miércoles que al recurrir al Fondo Monetario Internacional el Estado venezolano “reconoce la precariedad de su flujo de caja”.

“El déficit del Estado venezolano está en el orden de los seis mil millones de dólares”, indicó al tiempo que comentó que “el problema de caja es bien grave y cambió porque no es previsible una recuperación de los precios petroleros”.

En ese sentido, acotó que el FMI reconoce el problema institucional de Venezuela “lo que impide tener buenas relaciones con el Estado (…) y la respuesta negativa del fondo denota la necesidad de un cambio político”.

Asimismo, sostuvo que el coronavirus “representa un giro de 180 grados para Venezuela, cambió todo, y en términos de vulnerabilidad estamos expuestos. Esta crisis toma a Venezuela en su peor momento histórico”.

“El mundo cambió y cambiaron los escenarios. Venezuela es uno de los países más expuestos a una crisis por diversas razones”, dijo durante una entrevista ofrecida al periodista Roman Lozinski en Éxitos.

Destacó que la industria venezolana “ya estaba funcionando por menos de 20% de su capacidad instalada y se ve seriamente golpeada por la cuarentena”, además el proceso de importación es más complejo en este contexto.

“La mayoría de los venezolanos vive el día a día y no tiene una despensa de alimentos para poder soportar la cuarentena. Cuando arrancó todo esto las personas apelaron a sus reservas de dinero para poder abastecerse a propósito de la cuarentena”, expresó.

Oliveros resaltó que “es clave que el Estado venezolano apele a los organismos multilaterales para la ayuda humanitaria. El Estado pudiera apelar a flexibilizaciones tributarias en medio de la coyuntura”.

“Se debe ir a una serie de medidas económicas de ayuda para las empresas y los ciudadanos”, apuntó.

Comments

Comments are closed.