El distanciamiento social puede calificarse como un oxímoron en Italia, en donde caminar del brazo con amigos, saludar de beso a vecinos y tocar la cabeza de bebés son parte de la expresiva cultura.

Sin embargo, el coronavirus rápidamente redefinió el concepto de respeto al espacio personal para italianos, surcoreanos, filipinos, estadounidenses, españoles y ciudadanos de muchas otras partes del mundo.

Ya sea por mandato del gobierno o por consejo básico de salud pública, la gente se está distanciando entre sí para mantener alejado al coronavirus. Las nuevas normas de convivencia piden conservar un espacio de entre 1 y 2 metros (3 o 6 pies) para evitar la posible exposición cuando un individuo infectado tosa o hable.

La nueva norma para un grado aceptable de separación se volvió evidencia visible del alcance de la pandemia cuando se cerraron escuelas, centros comerciales y deportivos, y disminuyeron las oportunidades de encuentros públicos. Afuera de una tienda de armas en California, una oficina postal en Hungría y un supermercado en Manila, las líneas se extendieron cuando los clientes se pararon a intervalos más o menos adecuados.

Al principio, practicar el distanciamiento social creó confusión y hostilidad entre los clientes que esperaban en un supermercado en Madrid. Pero los clientes pronto aprendieron que, si querían comprar, tendrían que apegarse a las reglas.

Los estándares de espacio seguro también revelan lo cercano que se colocaban antes los humanos. Los pastores en una iglesia en Seúl tenían espacio para extenderse entre las bancas vacías después de decidir ofrecer el servicio dominical por internet y los periodistas en una conferencia de prensa en Berlín se sentaron en sillas espaciadas entre ellas.

La pandemia del coronavirus ha infectado a más de 204.000 personas y matado a más de 8.200 en todo el mundo.
La enfermedad COVID-19 provoca síntomas leves o moderados para muchos y la gran mayoría se recupera. Algunas personas, especialmente ancianos o con problemas médicos previos, pueden sufrir complicaciones como la neumonía.

AP.

Comments

Comments are closed.