El ministro de Exteriores del Gobierno en disputa venezolano, Jorge Arreaza, ha acusado a Colombia de haberse convertido en un “Estado fallido” bajo la Presidencia de Iván Duque debido al aumento de la producción de droga y el asesinato de líderes sociales.

“Aumenta la superficie cultivada para la producción de droga en Colombia. Aumentan los asesinatos de líderes sociales y excombatientes (de las antiguas FARC). Aparecen diplomáticos colombianos con laboratorios de droga en sus viviendas. Denuncian fraude en su sistema electoral: un narco-Estado fallido“, ha aseverado Arreaza en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Así se ha referido a las informaciones difundidas por la Casa Blanca, que señala que el cultivo de coca en el país alcanzó las 212.000 hectáreas en 2019, lo que supuso un incremento de casi el 2 por ciento respecto al año anterior.

El texto señala, además, que “la producción potencial de cocaína pura aumentó a 951 toneladas, un 8 por ciento” en comparación con los datos de 2018.

La información ha salido a la luz en un momento en que Colombia se enfrenta a la creciente presión ejercida por la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, para reducir drásticamente la producción de coca.

El Gobierno de Duque, por su parte, ha hecho de la lucha contra el narcotráfico una de las principales promesas de su mandato. Sin embargo, los datos dejan entrever que su labor únicamente ha estabilizado el problema, sin disminuirlo.

La producción de coca en Colombia, mayor fabricante de cocaína del mundo, ha aumentado de forma constante desde el año 2013, cuando comenzaron las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Los niveles alcanzaron las 209.000 hectáreas en 2017, bajaron levemente hasta las 208.000 en 2018 y subieron de nuevo en 2019.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.