Venezuela atraviesa una crisis económica, por lo que comprar frutas se ha vuelto un verdadero lujo por sus altos costos, ya que los venezolanos, prefieren adquirir alimentos de proteína como la carne, pollo o huevos.

Por ejemplo tras un recorrido hecho por La Prensa de Lara, se constató que entre sus ciudadanos, el cambur es el más común por su precio accesible.

En el mercado Terepaima de dicha entidad, un kilo se consigue en 20 mil bolívares, mientras que en fruterías del centro de la ciudad pueden llegar a costar 13 mil bolívares.

El kilo de lechosa se ubica en 50 mil bolívares y las fresas en 180.000. La piña se consigue en 80 mil bolívares por unidad.

Los vendedores aseguran que lo que más llevan “son los cambures y las demás frutas sólo de poquito en poquito”, y que una de sus estrategias para que las frutas no se les dañen es comprar en pequeñas cantidades.

“No es que se compra un kilo, yo a mi nieto le compro una sola guayaba y le preparo el jugo de una sola merienda, porque da dolor darle agua para que acompañe el desayuno”, dijo Zulay Cordero.

Comments

Comments are closed.