La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, mostró hoy preocupación por las amenazas a las libertades fundamentales en Venezuela, Colombia, Nicaragua, Guatemala y Honduras, lo que fue recibido con protestas de estas delegaciones ante el Consejo de Derechos Humanos.

En ese sentido, durante su intervención ante la primera sesión anual del Consejo, exhortó a sus gobiernos a seguir las recomendaciones de su oficina en favor de las libertades fundamentales.

Sobre Venezuela, Bachelet destacó un aumento de la colaboración entre el Gobierno de Nicolás Maduro y su oficina, pero recordó que el comité de coordinación entre ambas partes he recogido más de 130 casos de presuntas violaciones de los derechos humanos contra personas detenidas.

“Tomo nota de la excarcelación de 14 personas en enero y reitero mi llamado a liberar incondicionalmente a todas las personas detenidas por motivos políticos”, subrayó al tiempo que reiteró la solicitud de acceso a los centros de detención de los servicios de inteligencia en el país.

La delegación venezolana respondió que en el país “no existen personas detenidas por motivos políticos”, cuestionó la objetividad de los informes de la oficina dirigida por Bachelet y aseguró que los 130 casos documentados “ya han sido oportunamente atendidos”.

“El personal de la alta comisionada ha podido constatar que la situación de los derechos humanos en Venezuela dista del panorama que dibuja un grupo de gobiernos en este Consejo para rendir pleitesía a su amo en Norteamérica”, proclamó la delegación. EFE

Comments

Comments are closed.