Desde hace un tiempo miles de usuarios de Instagram, usan esta red social para hacer intercambios, compras y hacer públicas sus actividades diarias.

Por ejemplo, Zuleima recurre a esta plataforma para hacer una especie de mercado “clandestino”, para aegurarse de que su madre en Caracas pueda obtener pollo o huevos cada 15 días.

Se sabe que no es la única que usa esta herramienta, que ha resultado de una forma eficaz para familiares que están en el extranjero y aún mantienen familias en Venezuela.

La mejor forma de programar la compra de tus familiares en Venezuela desde el exterior“, reza parte de la publicidad hecha por Buen Delivery en Instagram donde cuentan con casi 23.000 usuarios, este es solo uno de los bodegones que proliferan en la red social para los venezolanos en el extranjero.

“Normalmente enviaba el dinero, pero en mis grupos de amigos venezolanos en España se empezó a comentar la existencia de estas páginas en Instagram, y decidí probar. Prefería que mi madre recibiera la compra en casa y que no que tuviera que estar días esperando en un súper para una docena de huevos”, dice una beneficiaria.

Kervyn Castillo, fundador de Pidapollo Delivery, optó por promocionar sus productos on-line, porque “los usuarios están siempre conectados, ya sea para ver noticias o para saber del mundo de la farándula. También me planteé la idea de trabajar mediante una web, pero aquí hay mucho descontrol en cuanto al tema de los precios, con una inflación galopante. Trabajar con una página web sería cambiar los precios constantemente, a menos que se trabaje con precios superelevados, y no es mi intención. Lo que busco es captar clientes con precios similares a los de un espacio físico”, reseñó El Mundo de España.

Alegó que sus principales pedido suelen ser desde Estados Unidos y Europa, sin embargo dice que tiene demanda desde Australia y Dubái.

Comments

Comments are closed.