El exministro de Finanzas del fallecido presidente Hugo Chávez, Rodrigo Cabezas, en entrevista para la Voz de América, se refirió a los bodegones que proliferan en el país actualmente.

“Los bodegones en Caracas son un nicho de comercio de viejos y nuevos importadores que aprovecharon la reducción arancelaria a bienes de consumo directo, la depreciación brutal del bolívar y la consecuente circulación de divisas. Acá el gobierno sufre de amnesia con su famosa ley de precios justos aprobada por la ANC. Lo que ocurre no es sostenible”, sostuvo.

“No confundamos la burbuja importadora de corto plazo, la de los bodegones, con un proceso deseable, pero ausente en la rigurosidad, que envuelve una apertura económica”, indicó.

A su vez resaltó que los bodegones en el país son “un desatino de liberar aranceles de importación a bienes de consumo y mantenérselos a las importaciones de insumos, materia prima, bienes intermedios y de capital requeridos por la agricultura, agroindustria y la industria nacional”.

“En la práctica, el gobierno autorizó una competencia desleal en precios de los comerciantes importadores con los productores nacionales. Ello contribuyó al desplome del PIB en 2019, es el más devastador en 100 años”, dijo.

Respecto al Producto Interno Bruto (PIB), del país, Cabezas recalcó que “no existe ninguna posibilidad de crecimiento en las actuales condiciones macroeconómicas y políticas”.

“Un nuevo descenso de la producción este 2020, por sexto año consecutivo, es posible presagiarlo desde la continuidad de las cada vez mayores restricciones externas financieras y comerciales, la prolongación del deterioro operacional y financiero de la industria petrolera, las debilidades del sector eléctrico, el racionamiento del combustible para el mercado interno, la hiperinflación con su efecto destructor del salario real y, por tanto del consumo, la inversión y el multiplicador del gasto público y, finalmente, la destrucción del crédito real al sector privado”, dijo.

A su vez manifestó que “ninguno de los disparadores del PIB está en capacidad de hacerlo crecer. Recuerde que en economía no hay milagros, hay hechos económicos. El producto (PIB) caerá en 2020 entre menos nueve y menos 11%. Es mi estimación optimista”.

Por su parte expreso que en “estricto sentido económico” en Venezuela “no hay dolarización”.

“Si lo entendemos como la sustitución legal e irreversible de la moneda nacional por el dólar norteamericano. Así como ocurrió en el Ecuador en el 2000. Estoy entre los que no comparten esta proposición extrema. El día que las élites gobernantes decidan eliminar la moneda nacional, estarán mutilando la posibilidad de desarrollar nuestra industria exportadora no petrolera en el largo plazo. Con la dolarización formal, renuncias al instrumento de la política cambiaria y monetaria, te subordinas a la Oficina del Tesoro de Estados Unidos”, añadió.

Para leer el artículo completo pulse AQUÍ.

Comments

Comments are closed.