Este miércoles, un bebé venezolano de dos meses murió por las bajas temperaturas en el páramo de Berlín en Silos, Norte de Santander, Colombia, su madre Mariángel Coromoto Román Ramírez, de 18 años de edad, se dirigía hacia la ciudad de Cali, junto a otros familiares.

Se pudo conocer que la joven madre había llegado hasta un punto de la montaña cerca al sector La Laguna cuando se dio cuenta que el bebé tenía síntomas de ahogo y sangraba por la boca. Desesperada logró llegar hasta un puesto de policías y allí llamaron una ambulancia que nunca llegó, sin embargo lograron llevar al pequeño Emiliano a un hospital del pueblo de Silos, donde intentaron reanimarlo por 20 minutos, pero falleció.

De acuerdo a lo reseñado en Migración Venezuela, un Proyecto de la revista Semana, al parecer tuvo un paro respiratorio según reportó Vanesa Peláez, a cargo de un albergue que brinda ayuda y alimentos a migrantes.

“En un camión les ofrecieron llevarlos hasta la mitad del camino. Cuando se bajaron ella se dio cuenta de que el bebé estaba botando sangre por la boca. De inmediato pidieron auxilio y unos policías los trasladaron hasta el hospital del municipio de Silos. Lamentablemente el bebé ya había fallecido”, recalcó Peláez.

Román Ramírez también viajaba con su otro hijo de un año y medio, quien no fue identificado.

Comments

Comments are closed.