Estados Unidos sancionó este martes a una empresa subsidiaria de la petrolera estatal rusa Rosneft por su rol para exportar petróleo de Venezuela, estrechando el cerco contra el gobierno de Nicolás Maduro.

“Rosneft Trading S.A. y su presidente negociaron la venta y el transporte de petróleo venezolano”, dijo en un comunicado el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Estados Unidos no reconoce el segundo gobierno de Maduro por las irregularidades en las elecciones y considera como presidente interino al líder de la oposicisaón, Juan Guaidó, que hace dos semanas visitó a Donald Trump en la Casa Blanca.

Pese al respaldo diplomático de Washington y una batería de sanciones, Maduro se ha mantenido en el poder respaldado por las fuerzas militares y Cuba, así como de China y Rusia, sus principales acreedores.

Rosneft Trading (…) ha proporcionado la mayor parte de los recursos financieros del régimen de Maduro“, dijo en tanto un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos bajo condición de anonimato, y agregó que estas sanciones “deberían tener un impacto significativo”.

Según el alto cargo, “una abrumadora cantidad del petróleo del gobierno de Maduro que ha estado evadiendo las sanciones ha sido transado a través de Rosneft Trading”.

El gobierno de Estados Unidos también sancionó a Didier Casimiro, presidente de la junta directiva de la empresa, a quien identificó como un actor “clave para apuntar el sector petrolero venezolano”.

El funcionario indicó como ejemplo que el mes pasado la empresa sancionada facilitó el envío de 2 millones de barriles hacia África Occidental.

El funcionario explicó que las sanciones han sido evadidas camuflando el origen del petróleo comerciado, ya sea cambiando de barco y también ocultando el origen de los envíos.

“Máxima presión”

El alto cargo explicó que este es un paso más dentro de la estrategia de “máxima presión” contra el gobierno de Maduro y estimó que Estados Unidos está aplicando entre un 50 y un 60% de la fuerza.

“Las acciones de hoy son una demostración del compromiso del presidente para asegurar que haya una transición democrática en Venezuela”, dijo el funcionario.

Venezuela vive un colapso económico agudizado desde la llegada al poder de Maduro en 2013, que provocó la huida del país de 4,7 millones de personas, según la ONU.

Este mes, en una visita a Caracas, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov criticó las sanciones como “restricciones ilegales” y dijo que éstas constituyen la “principal causa de la crisis en Venezuela“.

Las autoridades estadounidenses advirtieron que cualquier vinculación con la empresa o con Casimiro implica riesgos de ser sancionado también, pero estableció un periodo de transición de 90 días para que las empresas corten sus relaciones comerciales.

Según el Departamento del Tesoro, Rosneft Trading S.A., es una subsidiaria del gigante energético ruso Rosneft con sede en el cantón suizo de Ginebra y fue creada para asistir a la empresa en sus proyectos en el exterior.

Según un alto funcionario este anuncio “envía un mensaje” de que el gobierno de Estados Unidos no va a quedarse de brazos cruzados mientras entidades extracontinentales ayudan al gobierno de Maduro. AFP

Comments

Comments are closed.