Juan José Márquez, tío del presidente de la AN y reconocido como encargado de la República por más de 50 países, Juan Guaidó, fue privado de libertad la noche de este miércoles luego de ser retenido en el aeropuerto internacional de Maiquetía cuando llegaba con su sobrino, quien terminaba su gira internacional.

La diputada a la AN, Delsa Solórzano, indicó que el sitio de reclusión que le impusieron fue la sede de la DGCIM.

De acuerdo a las denuncias de los allegados de Guaidó, la jueza Hilda Villanueva quiso imponerle defensa y abogados, aún conociendo que su defensor era Joel García.

Más temprano, Romina Botaro de Márquez, esposa de Márquez, recibió una llamada de éste, donde le dijo que estaba detenido por la DGCIM y estaba en la sede de Boleíta. Aunado a esto, dijo que sería trasladado al Palacio de Justicia.

“Su abogado @joelgarcia69 se encuentra dentro de Tribunales tratando de confirmar si realmente Juan José Márquez está aquí para ser presentados sin saber cuáles cargos el régimen de Maduro le pondrá”, reportó el periodista Luis Gonzalo Pérez.

Por su parte, Guaidó hizo responsable a Maduro de lo que pudiera ocurrirle a su familiar. “24 horas desaparecido.Te hago responsable, usurpador Maduro,y a cada uno de tus esbirros en Maiquetía de lo que le pase a Juan José Márquez,un hombre honesto y valiente que conoce como nadie el valor de esta lucha y su único problema es preocuparse por su familia”, reprochó el líder opositor.

Explosivos en avión comercial, según Diosdado

El dirigente madurista Diosdado Cabello dijo este miércoles que Márquez fue detenido por trasladar en un avión comercial “explosivos químicos” y chalecos antibalas no declarados.

“Traía unas linternas tácticas, las cuales contenían en su interior, en el compartimiento de las baterías, sustancias químicas de naturaleza explosiva, presuntamente explosivo sintético C4. Aquí está, esto no es mentira“, dijo Cabello en su programa de TV semanal mientras mostraba una imagen del material.

Márquez fue detenido el martes cuando arribó a Caracas en un vuelo de la aerolínea portuguesa TAP, en el que también viajaba Guaidó.

CHALECOS DE J.J. RENDÓN

Según Cabello, el tío de Guaidó trasladaba explosivos en varias “cápsulas de recarga de perfume”, así como una memoria en la que se detalla, en inglés, un plan con “unas operaciones que iban a hacer contra Venezuela”.

“Ahora ¿Qué hacemos? ¿Es el tío de ‘Juanito Alimaña’ -en referencia a Guaidó- y hay que soltarlo? No, no. Una y mil veces no, y de aquí para adelante no”, añadió.

Cabello también dijo que los chalecos antibalas fueron comprados por el experto político J.J. Rendón, que se opone al madurismo, y que Márquez tenía en su teléfono móvil el contacto de “un funcionario del servicio secreto de Estado Unidos de nombre Charles”.

INVESTIGACIÓN CONTRA TAP

El dirigente madurista adelantó que el Gobierno venezolano en disputa abrirá una investigación contra la aerolínea TAP, después de asomar que Márquez contó con complicidad para presuntamente introducir estos elementos en el avión.

“En la línea aérea no son unos santurrones, y tendrán pues aquí una averiguación porque esto lo permitió la línea aérea, ellos son muy estrictos allá, usted lleva un colirio abierto y se lo decomisan, (pero) entonces dejan que metan estas cosas”, dijo.

Asimismo, aseguró que Guaidó no figuraba en la lista de pasajeros del vuelo, y que el embajador portugués en Venezuela, Carlos Nuno Almeida de Sousa Amaro, se trasladó desde Caracas hasta la terminal aérea de Maiquetía para recibir al opositor.

“Los portugueses creen que nosotros somos pendejos, los dueños de la aerolínea creen que nosotros somos pendejos. Su embajador fue para allá (y) nosotros tenemos que calarnos esa porque nosotros somos tercermundistas, en vías de desarrollo, decían, y ellos son el reino de Portugal”, indicó, aunque el país ibérico es una república desde hace un siglo y una década.

MÁRQUEZ, UN “HOMBRE DE FAMILIA”

Esta misma jornada, los familiares de Márquez confirmaron que estaba detenido y denunciaron que pasaron casi 24 horas sin saber de su paradero.

“Es un hombre de familia, un trabajador, no tiene ningún tipo de recorrido político ni prontuario policial. Estoy tranquila porque no hay manera que puedan imputar algo”, dijo a periodistas su esposa, Romina Botaro.

Con información de EFE.

Comments

Comments are closed.