Dirigentes de la oposición rechazaron este martes los hechos ocurridos el 4 de febrero de 1992.

“El 4 de febrero de 1992 se le dio un golpe a la democracia y a las instituciones. Se pretendió con las armas tomar por asalto el poder. Hoy esos mismos actores usurpan el poder por la fuerza de las armas y la represión. Lograr la libertad es imponer el civilismo sobre la barbarie”, indicó Tomás Guanipa, embajador de Venezuela en Colombia.

Mientras, el comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores, Julio Borges, sostuvo que “aunque se empeñen en vender el 4F como una fecha patria, el pueblo sabe que no existe nada que celebrar. En ese episodio tan triste vimos el inicio de un proyecto que ha llevado al país a la ruina y que es hoy la principal amenaza para la paz y estabilidad de la región”.

Por su parte, el exalcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma comentó que “ya son 28 años de martirio para una ciudadanía que lo ha dado todo por librarse de semejante esperpento golpista. Impostores que aprovecharon las virtudes d la democracia para capturar el poder y desde esos “tronos” vaciar de contenido sus instituciones. Ya es hora de echarlos”.

Asimismo, el diputado a la Asamblea Nacional, Carlos Valero, expresó que “un grupito que ha destruido el país con un proyecto fracasado, celebra 28 años de un golpe de Estado. Escalaron al poder engañando a la gente, con violencia e irrespetando la Constitución, así se mantienen, con irracionalidad destruyendo todo a su paso. Ningún día honorable”.

“Con una ‘cadena que finge no ser cadena’ el régimen ‘celebra’ el sangriento y frustrado golpe de estado del 4F de 1992. 28 años después tenemos un país mucho más desigual, con más exclusión, con corrupción y violencia generalizadas: Fracasados celebrando un fracaso. Tiene lógica”, manifestó Jesús “Chúo” Torrealba, exsecretario ejecutivo de la MUD.

Comments

Comments are closed.