El éxodo masivo de venezolanos hacia otros países, ha provocado que muchos ancianos queden solos en casa, sin embargo ahora se ha creado una actividad económica para los que quedan en el país, y se trata de “hijos” sustitutos que ayudan a estos abuelos en su día a día.

Tal es el caso de Yaneth Calderón se encarga de llevar ocasionalmente a Yolanda Balestrini, de 85 años de edad, cuyo hijo vive en Argentina desde hace 10 años.

Por su parte Balestrini comenta que se sentía “muy desvalida”.

No tenía mucha fuerza en las piernas para caminar y los otros no estaban ahí para que me llevaran y se pusieran a esperarme mientras yo iba a los médicos”, recalcó.

Se pudo conocer que Calderon por este empleo cobra entre ocho y 14 dólares por hora.

“Hay una diáspora muy grande. Los adultos mayores están solos. En el edificio, aquí, mucha gente sola. Muchos apartamentos con solo gente mayor”, indicó.

Añadió que tras esa migración, nació la iniciativa “Mi hijo suplente” destinada a atender a personas de la tercera edad, reseñó la Voz de América.

“Por ser personas mayores, hay cosas básicas que no pueden hacer: ir a un banco sacar efectivo. No saben hacer una transferencia, porque no están familiarizados con la tecnología”, expresó.

Comments

Comments are closed.