Los ordenadores con capacidad de aprendizaje seguirán necesitando ayuda humana tanto para el reconocimiento de lenguajes como para el aprendizaje mecánico, dijo a dpa el jefe de técnica de Amazon, Werner Vogel, al margen de la conferencia de innovación digital DLD en Múnich.

Según afirmó, en la producción industrial se requiere de muchos conocimientos acerca de los distintos procesos con los que solo cuentan las personas. “No se podrá renunciar a los seres humanos durante mucho tiempo“, señaló.

Para que los sistemas de computación puedan aprender, son personas las que deben describir el 20 o el 30 por ciento de los datos para estas. Recién entonces, sobre esta base, las máquinas analizan el resto.

“Esta relación se puede modificar con el tiempo. El objetivo es, naturalmente, automatizar lo más posible este proceso“, añadió. De todas formas, los seres humanos deben conservar muchas capacidades: “Si se termina la batería del auto y se desconecta el software del coche robótico, lo mejor es saber manejar“, graficó.

Al mismo tiempo, en el caso de Amazon, hay partes de su negocio online que no se podrían operar solo con personas. Un ejemplo es cuando, con cada pedido, se verifica si podría haber detrás de él un estafador. La máquina evalúa el riesgo en base a distintos factores y, en caso de alta probabilidad, evalúa a la persona.

Rekognition

Vogel defendió el software de Amazon para reconocimiento facial Rekognition, que la empresa pone a disposición de, entre otras, las autoridades estadounidenses, tras las críticas que señalan que funciona sobre todo en personas de piel blanca.

Dijo que los malos resultados no se deben al modelo de aprendizaje, sino a la selección de los datos con los que entrena. Añadió que, básicamente, Amazon trabaja con reguladores en distintos países para alcanzar un empleo responsable de la tecnología.

En la conferencia DLD que se celebra en Múnich habló previamente la investigadora Joy Boulamwini, cuyo estudio arrojó que los sistemas para reconocimiento facial funcionan peor en el caso de mujeres negras. Indicó que, a diferencia de otros proveedores, Amazon intentó desacreditar sus hallazgos.

Por otra parte, Vogel no cree que las computadoras cuánticas, que generan actualmente mucho revuelo, vayan a ser una tecnología para el futuro próximo.

“Estas herramientas prometedoras aún no existen. Falta un tiempo para que contemos con aplicaciones complejas en ordenadores cuánticos“, añadió.

Pero dado que en ese caso el desarrollo del software se producirá de forma radicalmente distinta, cree que ya hay que pensar ahora sobre qué se quiere hacer y cómo.

Explicó que, por eso, Amazon tiene programas cuánticos con algunos clientes determinados. El objetivo de la empresa es ofrecer el acceso a ordenadores cuánticos, como es hoy el caso de los servicios en la nube, a todos.

Se espera que los ordenadores cuánticos aumenten considerablemente el rendimiento, pero aún se encuentran en un estadio de desarollo temprano con muchos problemas sin resolver.

Vogel es considerado el arquitecto del servicio de nube AWS de Amazon, que brinda capacidad de cálculo y almacenamiento para muchas startups y empresas ya establecidas.

Agencias.

Comments

Comments are closed.