El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, señaló que China parece estar reduciendo el apoyo económico a Nicolás Maduro, por lo que su gobierno se están volviendo cada vez más dependientes de Rusia y su gigante petrolero Rosneft como salvavidas financiero para mantenerse en el poder.

En ese sentido, acotó que la participación de China en Venezuela “está disminuyendo, no creciendo” debido a la preocupación en aumento de Pekín por la mala gestión económica y la corrupción del gobierno de Maduro.

“Es principalmente su opinión que es un desastre”, comentó Abrams a Reuters sobre las dudas de Pekín y agregó que los funcionarios chinos lo han expresado en privado aunque se negó a proporcionar detalles sobre cómo China se había replegado en Venezuela, excepto que “no tenemos conocimiento de nuevos préstamos o inversiones chinas en 2019”.

Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que después de décadas de crecientes lazos económicos, “actualmente, China y Venezuela están deteniendo o ralentizando parte de nuestra cooperación, principalmente por sanciones y otros factores”.

“Las sanciones son la causa fundamental del deterioro de la vida cotidiana del pueblo venezolano. China insta a los países relevantes a detener de inmediato las sanciones unilaterales contra Venezuela”, dijeron.

Comments

Comments are closed.