Gricelda Sánchez, vocera del Sindicato Venezolano de Maestros, aseguró este miércoles que los docentes no tienen nada que celebrar en su día ante la grave crisis que enfrenta el país.

“El apagón más grande que ha tenido este Gobierno, es el apagón de la educación. Hoy van a ver a los docentes de luto, porque no tenemos nada qué celebrar”, dijo durante una entrevista con la periodista Diana Carolina Ruíz.

Destacó que hoy alzan la bandera de lucha porque “no todos estamos dispuestos a irnos del país. No es nada más la reivindicación del docente y el estudiante. Este Gobierno no ha implementado políticas”.

“El año pasado cerramos con una diáspora del 30%, pero manejamos números que reflejan un aumento del 105. Tenemos educadores trabajando en clínicas, vendiendo tortas o café, muchos han abandonado la profesión, han renunciado o se van”, comentó.

Asimismo, indicó que el problema educativo es un problema político gremial: “Los que vivimos en Venezuela tenemos que salir a luchar por la calidad de la educación, porque sin los estudios los jóvenes no pueden salir de la pobreza”.

“Exigimos que definitivamente se dolarice el sueldo de los docentes, porque hasta el agua que tomamos se paga en dólares. Un docente 4, con 15 años de servicio y postgrado, gana 240 mil bolívares quincenal. Nuestros sueldos no permiten que siquiera vayamos a las escuelas. Estuvimos visitando Sarría y de 85 profesores quedamos 25. Estamos pidiendo que nos cancelen 500 dólares de salario”, expresó.

Sánchez también acotó que el docente jubilado se encuentra en “el peor estado de pobreza de su vida, aunque no esté enfermo pasa los peores momentos de su vida”.

Comments

Comments are closed.