La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado este jueves una resolución para “limitar” las acciones militares del presidente, Donald Trump, contra Irán después del bombardeo que mató la semana pasada al general iraní Qasem Soleimani.

La votación ha salido adelante con 224 votos a favor frente a 194 en contra. Ocho demócratas se han unido a los republicanos para oponerse a la resolución, mientras que tres republicanos han votado, en cambio, a favor.

La resolución debe votarse ahora en el Senado, puesto que es lo que se conoce como “resolución concurrente”. Esto significa que únicamente requiere la aprobación de ambas cámaras y el presidente no tiene que firmarla para que sea efectiva.

En concreto, la resolución “ordena al presidente que suspenda el uso de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos para participar en hostilidades en o contra Irán o cualquier parte de su Gobierno o Ejército” a menos que el Congreso estadounidense haya declarado la guerra o haya autorizado “específicamente” a participar en hostilidades, según el texto, que ha recogido la cadena de televisión CBS.

Además, el texto autoriza al uso de las Fuerzas Armadas en caso de que este sea “necesario o apropiado para defenderse contra un inminente ataque armado contra Estados Unidos”, pero no en cualquier otro caso.

La resolución aprobada este jueves está de conformidad con una sección de la Resolución de Poderes de Guerra, adoptada originalmente para restringir los poderes del expresidente Richard Nixon en el final de la Guerra de Vietnam.

La ley, de 1973, establece que cualquier fuerza involucrada en hostilidades fuera de Estados Unidos “será destituida por el presidente si el Congreso así lo ordena mediante una resolución concurrente”.

Tras el ataque a Soleimani, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, denunció que Trump había llevado a cabo la operación sin autorización previa y sin consultar al Congreso.

Antes de la votación, Pelosi ha indicado que no cree que el país “sea más seguro” tras el “provocativo” y “desproporcionado” bombardeo que acabó con la vida de Soleimani.

La propia Pelosi afirmó el sábado que los datos presentados al Congreso por parte de la Casa Blanca sobre el ataque que acabó con la vida de Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, plantean “más preguntas que respuestas”.

“El documento plantea preguntas serias y urgentes sobre el momento, la forma y la justificación de la administración para enfrentarse a hostilidades con Irán”, manifestó Pelosi, en relación a la notificación del inicio de hostilidades con Irán.

En este sentido, aseguró que la decisión “inusual” de clasificar este documento en su totalidad agrava sus preocupaciones y sugiere que el Congreso y los estadounidenses “se dejan a un lado” en lo referente a la seguridad nacional.

Pelosi alertó además de que la Administración de Trump, con su “provocativo y desproporcionado compromiso militar”, continúa “poniendo en peligro” a diplomáticos, ciudadanos estadounidenses y a sus aliados.

“Como presidenta de la Cámara de Representantes, reitero mi llamamiento a la Administración a una reunión informativa completa e inmediata sobre el compromiso militar con Irán y los próximos pasos a realizar”, zanjó.

Por su parte, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, ha precisado antes de la votación que el organismo debe “utilizar esta herramienta del Congreso, herramienta del poder del Congreso, o con nuestro silencio consentiremos el crecimiento de la presidencia imperial”.

Trump ya había expresado su deseo de que todos los republicanos de la Cámara de Representantes votaran en contra de la resolución. “Espero que todos los republicanos de la Cámara de Representantes voten en contra de la Resolución de Poderes de Guerra de Crazy (loca) Nancy Pelosi”, ha indicado a través de su cuenta de Twitter.

LA MUERTE DE SOLEIMANI

Soleimani murió junto al ‘número dos’ de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), Abú Mahdi al Muhandis, y varios milicianos iraquíes, tras lo que Teherán prometió que se vengaría por el ataque.

En respuesta a la muerte de Soleimani, Irán atacó el miércoles con misiles dos bases militares situadas en Irak en las que se encuentran desplegados soldados estadounidenses, en lo que el líder supremo iraní, Alí Jamenei, describió como “una bofetada” a Washington.

Trump aseguró horas después que los ataques se han saldado sin bajas, si bien un responsable de la Guardia Revolucionaria de Irán afirmó que en los mismos han muerto al menos a 80 militares estadounidenses.

Por su parte, las autoridades iraquíes criticaron duramente el bombardeo contra Soleimani y el Parlamento aprobó el domingo una moción que exige la expulsión de las tropas estadounidenses del país y obliga al Gobierno a comprometerse a hacer público cualquier acuerdo que alcance en el futuro para la presencia de asesores y formadores militares extranjeros.

Durante la jornada del lunes, el Ejecutivo iraquí limitó las actividades de la coalición internacional y las redujo a los trabajos de entrenamiento y asesoría, prohibiendo sus movimientos por tierra y aire.

Este mismo jueves, la coalición contra Estado Islámico ha anunciado una “pausa” de sus operaciones militares en Irak, ante el incremento de las tensiones en el país y la región.

Agencias.

Comments

Comments are closed.