El líder opositor Juan Guaidó, ratificado como presidente del Parlamento venezolano, busca recuperar su poder de convocatoria con asambleas ciudadanas y protestas en su intento por expulsar al mandatario Nicolás Maduro del poder.

Este jueves, Guaidó llamó a asambleas ciudadanas en el este de Caracas, previstas para las 18H00 locales (22H00 GMT), como parte de las “actividades de calle” que había convocado para el jueves y viernes.

También había llamado a una protesta para el sábado y otra manifestación el martes hasta el Palacio Legislativo, en el centro de la capital.

Sin embargo, el diputado opositor Juan Pablo Guanipa, elegido por legisladores aliados como primer vicepresidente del Parlamento, anunció este jueves una agenda de calle para esta semana que incluye “asambleas, cabildos abiertos, recorridos, (visitas) casa por casa” en todo el país.

“La dictadura tratará de responder y debemos levantarnos”, escribió en Twitter el jefe parlamentario momentos después de jurar el martes como “presidente encargado” del país al frente del Parlamento.

Guaidó busca avivar nuevamente los ánimos opositores después de ser incapaz de reeditar en los últimos meses las multitudinarias protestas de principios de 2019.

Con 100 votos de legisladores opositores, el dirigente fue reelegido el domingo jefe de la unicameral Asamblea Nacional, tras la autoproclamación del diputado rival Luis Parra como presidente de la Cámara con apoyo del oficialismo.

Desde ese cargo, Guaidó reclamó la presidencia interina de Venezuela en enero del año pasado frente a una multitud, siendo reconocido por medio centenar de países, luego de que la mayoría opositora legislativa declarara “usurpador” a Maduro acusándole de reelegirse fraudulentamente.

El dirigente opositor ha insistido desde entonces en su ofensiva contra el mandatario socialista hacia un “gobierno de transición” que convoque a comicios presidenciales.

Tras fracasar en sus intentos por deponer a Maduro en 2019, asegurando haberlo “intentado todo”, la popularidad de Guaidó cayó de 63% en enero a 38,9% en diciembre, según la encuestadora Datanálisis.

“Transición negociada”

El Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, formado por países europeos y latinoamericanos, se sumó este jueves a Estados Unidos, la Unión Europea y aliados regionales, reiterando su “apoyo” a Guaidó y asegurando que la elección de Parra “no puede ser considerada legítima”.

Mientras, en una muestra de apertura diplomática, Washington -principal aliado internacional de Guaidó– instó este jueves a establecer “una rápida transición negociada a la democracia” en el país caribeño, que permita organizar nuevos comicios y así poner fin a la crisis política.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, llamó a celebrar tanto elecciones presidenciales como legislativas antes de fin de año.

Más temprano, el canciller venezolano Jorge Arreaza denunció que la administración de Donald Trump buscó respaldo internacional para “intervenir” en las venideras elecciones parlamentarias.

Comicios legislativos en camino

En tanto, el gobierno socialista promete prontas elecciones legislativas para este año, aún sin fecha, previendo una victoria.

“Este año va a haber elecciones de la Asamblea Nacional”, reafirmó el miércoles en rueda de prensa el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, quien preside la oficialista Asamblea Constituyente que rige el país con poderes absolutos.

El oficialismo, que tachó de “triste espectáculo” la disputa entre Guaidó y Parra por la presidencia del Parlamento, asegura que con esos comicios “se resuelve el problema de fondo”.

Maduro reconoció como jefe parlamentario a Parra, un legislador que después de ser acusado de corrupción rompió con el líder opositor a principios de diciembre.

Sin embargo, grupos críticos dentro de la oposición se reagruparon en torno a Guaidóluego de la autoproclamación del diputado rival.

Parra, en tanto, promete la “despolarización” del Congreso y apunta a “normalizar” la “actividad parlamentaria”, dijo el miércoles en una entrevista radial.

Las funciones del Parlamento fueron asumidas en la práctica por la Asamblea Constituyente, después de que el Tribunal Supremo de Justicia -de línea oficialista- lo declarara en desacato en 2016.

La oposición controla el Legislativo desde que ganó 112 curules de 167 posibles en las elecciones de 2015. AFP

Comments

Comments are closed.