Un equipo de astrónomos, físicos e ingenieros de EEUU ha concebido una nueva misión para buscar planetas similares a la Tierra fuera de nuestro sistema solar, basada en un nuevo concepto de telescopio.

La misión, apodada “HabEx” por “The Habitable Exoplanet Observatory”, usaría un observatorio con un espejo más grande que el de Hubble, y emplearía técnicas de origami para desplegar una “sombra estelar” externa, que bloquearía la luz de la estrella madre y permitiría la búsqueda y caracterización de planetas tenues que orbitan alrededor de esa estrella, según ja presentación realizada en la reunión anual de la Unión Geofísica Americana.

“Nuestro objetivo es ver si podemos encontrar un planeta que sea similar a la Tierra, uno que pueda soportar la vida“, dijo Scott Gaudi, uno de los copresidentes del proyecto. “Si bien hemos identificado varios planetas fuera de nuestro sistema solar, hasta ahora, ninguno ha demostrado de manera concluyente que tenga los elementos necesarios para la habitabilidad”.

Gaudi, profesor de astronomía en la Universidad Estatal de Ohio, dijo que la misión sería “el siguiente paso lógico” en la búsqueda de planetas similares a nuestra Tierra.

“El próximo gran observatorio”

El proyecto es uno de los cuatro conceptos de misión propuestos por la NASA para ser “el próximo Gran Observatorio”, una misión a gran escala que desempeñará un papel importante en la ciencia espacial en la que Estados Unidos invertirá en los años 30 de este siglo.

HabEx tendría un espejo de 4 metros de ancho, en comparación con el espejo de 2,4 metros del Hubble, y se usaría junto con una sombra estelar para buscar luz en otros planetas en los cielos. Esa luz generalmente se ahoga por la luz más brillante de las estrellas cercanas, incluido nuestro sol, dijo Gaudi. Pero HabEx desviaría la luz de las estrellas usando la sombra estelar, un disco con forma de flor de 52 metros que iría al espacio plegado en forma de origami en una espiral apretada.

La sombra estelar se desplegaría una vez que el satélite alcanzara su órbita y volara a casi 77.000 kilómetros del telescopio, bloqueando la luz de las estrellas pero permitiendo que la luz reflejada en otros planetas llegue a los instrumentos del telescopio.

Luego, el telescopio buscaría en las estrellas cercanas que son similares al sol en busca de planetas que tengan agua o dióxido de carbono, dos señales de que un planeta podría ser habitable. El telescopio también tendría una cámara, una muy poderosa, que podría tomar imágenes de los sistemas planetarios cercanos.

Esas imágenes serían los primeros “retratos familiares” de esos sistemas, dijo Gaudi.

El telescopio también tendría instrumentación adicional, incluyendo un coronógrafo, un equipo que también puede caracterizar planetas fuera de nuestro sistema solar y grabar imágenes de ellos.

La misión está diseñada para recopilar datos en exoplanetas durante aproximadamente una década. El telescopio también realizaría otros experimentos para intentar comprender más sobre nuestro propio sistema solar.

Uno de los otros tres conceptos de misión en consideración por la NASA también buscaría exoplanetas habitables, pero a mayor escala y con un precio más alto que HabEx. Se estima que HabEx costará alrededor de 7.000 millones de dólares durante 10 años.

Agencias.

Comments

Comments are closed.