Las autoridades de Perú pedirán a Colombia la extradición del venezolano Freddy Xavier Romero Sulbarán, alias “Machelo”, quien fue detenido en ese país por presuntamente haber participado en un doble homicidio y descuartizamiento que conmocionó a la sociedad peruana en septiembre pasado.

El Ministerio Público informó este lunes que la solicitud será presentada por la Cuarta Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Condevilla, en el norte de Lima, ya que “Machelo” tiene una orden de prisión preventiva por 15 meses por el doble crimen.

El hombre es investigado en Perú por el delito de homicidio calificado en agravio del venezolano Rubén Matamoros Delgado, de 22 años, y su amigo peruano Jafet Torrico Jara, de 24 años.

Los argumentos de la fiscalía

El fiscal Luis Chauca sostuvo que el acusado integraría una organización criminal y habría ordenado el doble asesinato, en el que ha sido implicado junto con sus compatriotas Abraham Perozo y Angelbert Díaz, quienes ya cumplen prisión preventiva en Lima como presuntos cómplices.

La Fiscalía peruana enfatizó que “la prisión preventiva fue lograda tras graves y fundados elementos de convicción que acreditan la vinculación de los tres sujetos” en este caso.

Medios locales informaron que “Machelo” fue detenido este domingo por agentes de la Interpol en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, a donde llegó tras huir de Perú por carretera.

Romero es acusado de haber planificado y ordenado los homicidios y descuartizamientos, que incluso filmó con un celular, por lo que las autoridades peruanas lo consideran “una persona muy peligrosa”.

Un caso que conmocionó a Perú

Los restos mutilados de Matamoros y Torrico fueron encontrados a mediados de septiembre pasado en maletas y bolsas abandonadas en varias zonas de los distritos de San Martín de Porres y del Rímac.

Según las investigaciones, que incluyeron los videos de un hostal donde fueron asesinados los dos hombres, así como imágenes filmadas por los victimarios, se trató de un ajuste de cuentas de una organización criminal vinculada con el proxenetismo y la venta de drogas en el norte de Lima.

Durante las investigaciones, la Policía Nacional determinó que al menos otros cinco ciudadanos venezolanos, entre ellos tres hombres y dos mujeres, estaban implicados en los asesinatos.

Un caso con efectos indeseados

Este suceso motivó episodios de discriminación que fueron rechazados tanto por las autoridades peruanas como por venezolanos en el país, entre ellos Carlos Scull, el representante en Lima del líder opositor Juan Guaidó.

Scull señaló que “lamentablemente algunos ciudadanos venezolanos han cometido delitos” en Perú, pero remarcó que “la gran mayoría es gente trabajadora que quiere salir adelante”.

A raíz de la crisis política y humanitaria en Venezuela, Perú ha recibido en los últimos cuatro años a unos 850.000 venezolanos, aunque esa migración masiva se redujo desde que se comenzó a exigir visado a los ciudadanos de ese país, en junio pasado. EFE

Comments

Comments are closed.