El exembajador de Venezuela designado por Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti, señaló este martes que “es lamentable el lenguaje que utilizan quienes ostentan los curules en el Parlamento“.

Asimismo, indicó en el programa “Al Día Con Sergio”, transmitido por VPI, que “hay gente con más años de experiencia que han sido dejado de lado. Es importante que pese a lo sucedido los venezolanos sigan participando en la vida política venezolana“.

“A mí me enseñaron a ser disciplinado y ser alguien servicial a mi país, pero no a supeditarme ante el servilismo. El papel de la prensa es justamente informar. La gente no se puede molestar porque los periodistas hagan su trabajo“, sumó.

Sostuvo que “No hablé nunca con ningún funcionario activo del régimen durante mi gestión como embajador. En ningún documento estaba mi firma. Pregúntele al general Padrino o al doctor Moreno si los conozco”.

“Habrá que preguntarle a quienes emitieron ese documento por qué querían poner mi firma allí. Lo que hay sí vi allí fue una medio firma. Habrá que preguntarle a quienes estuvieron el 30-A”, resaltó.

Acotó que “debemos mirar hacia adelante. Eso es lo que debe imperar. Me entero formalmente sobre lo sucedido en Cúcuta porque me contactaron las autoridades colombianas. Esto se lo notifiqué a Leopoldo López y a Julio Borges al día siguiente“.

“También me pronuncié sobre los diálogos de Oslo. Dije que los representantes del Gobierno del presidente (E) Guaidó asistieron de buena fe pero fueron engañados por el régimen“, recalcó.

Expresó que “hay un sectarismo generacional y un irrespeto a las personas mayores y con experiencia. A través de Julio Borges intentaban persuadirme para que me fuera. Me pareció extraño porque yo no cometí ninguna falta. Les dije que si me quieren fuera tenían que destituirme”.

“No me reuní con militares con fama de corruptos o con alguien dentro del régimen. Mi obligación era recibir, como embajador, a quienes se acercaran, excepto a los miembros activos del régimen“, apuntó.

Puntualizó que hubo 148 militares que llegaron “luego del primer grupo. Con este surgió un problema ya que los recursos para pagar los gastos de estos fueron administrados por la gente implicada en el cucutazo“.

Comments

Comments are closed.