La canciller boliviana, Karen Longarin, presagió relaciones “muy difíciles” con el gobierno electo de Argentina, que asumirá el próximo 10 de diciembre, porque “históricamente” los futuros mandatarios tuvieron una relación muy cercana con el renunciado expresidente Evo Morales, asilado en México, según dijo a la AFP.

“Pensamos que va a ser muy difícil la relación” con el gobierno argentino de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, declaró en entrevista con la AFP. Ellos “históricamente han sido muy amigos de Evo Morales”, que gobernó su país por casi 14 años, antes de dimitir el pasado 10 de noviembre en medio de protestas sociales y asilarse en México, comentó Longaric.

Fernández, electo el pasado octubre, escribió hace dos días en Twitter que “en Bolivia tuvieron que hacer un golpe de Estado para sacarlo a Evo del medio“, mientras que hace dos semanas tuiteó que “el gobierno de facto (..) usurpó el poder en Bolivia”.

La canciller Longaric aseguró en la entrevista que el mandato provisional de la presidenta Jeanine Áñez está ajustado a la Constitución.

En este contexto, Bolivia quiere “fortalecer las relaciones con los países vecinos”, sostuvo Longaric.

Argentina es, después de Brasil, un mercado principal para el gas natural boliviano con un suministro de entre 19 y 20 millones de metros cúbicos diarios.

Bolivia limita con Argentina, Brasil, Chile, Perú y Paraguay.

AFP.

Comments

Comments are closed.