El embajador de Estados Unidos en España, Richard Duke Buchan, ha pedido este jueves apoyo de la empresa española ante lo que considera dos de los mayores retos de la escena internacional, las “amenazas a la seguridad digital” por parte de China y el “régimen opresor” de Nicolás Maduro en Venezuela, y ha pedido, en concreto, que no se utilicen proveedores chinos de equipamiento para redes de 5G por los riesgos para la seguridad, argumentando que “lo barato sale caro”.

En su opinión, tanto en el escenario chino como en el de Venezuela, España y Estados Unidos pueden unir sus “voces y apoyar un mundo más seguro, democrático y próspero” y las empresas tienen también una responsabilidad, según ha dicho en un discurso en el IX Foro España-Estados Unidos.

Buchan, que ha hecho un llamamiento a las empresas españolas a invertir en Estados Unidos, ha mencionado a Venezuela y a China bajo la premisa de que “no todo el mundo juega con las mismas reglas”.

Según ha dicho, Estados Unidos es partidario de un mundo conectado, pero ciudadanos y empresas deben poder confiar en que las empresas que equipan las redes 5G “no amenacen su seguridad nacional, su privacidad, sus derechos de propiedad intelectual derechos o los derechos humanos”.

A su modo de ver, esa confianza no es posible cuando las empresas de telecomunicaciones “están sujetas a gobiernos autoritarios como China, donde no hay poder judicial independiente ni imperio de la ley“. Buchan ha recordado que la tecnología 5G permitirá aviones o trenes sin piloto o la gestión de las redes eléctricas, y se ha preguntado si los europeos quieren que “el dedo que aprieta el botón” sea chino.

Así, ha pedido a “países, operadores de telecomunicaciones y usuarios” que tengan en cuenta la seguridad a la hora de construir redes 5G y dejen fuera a compañías en las que no se puede confiar porque considera que “el riesgo de permitir equipamiento chino en cualquier punto de la red 5G no puede ser mitigado”.

“Lo barato sale caro”, ha avisado el embajador en castellano en medio de su discurso, pronunciado en su mayoría en inglés y en el que ha afirmado que sus advertencias no pretenden promocionar a ninguna empresa estadounidense, porque no hay ninguna de esa nacionalidad que fabrique equipamiento de 5G. “Nokia, Ericsson, Samsung”, ha recordado, son los posibles rivales de Huawei –dos europeas y una coreana–.

Buchan no ha mencionado por su nombre a Huawei, la empresa china a la que Donald Trump ha designado como amenaza a la seguridad nacional –aunque por el momento sigue permitiendo que las empresas americanas contraten con ella– y que está presente mayoritariamente en los proyectos de 5G europeos.

MEJORAR LA SITUACIÓN EN VENEZUELA

Por otro lado, Buchan ha subrayado que las empresas españolas “deberían animar al Gobierno español a asumir el liderazgo en el seno de la UE para mejorar la situación en Venezuela“. El embajador ha recordado que Venezuela fue en el pasado un puntal económico de la región y que, como país con las mayores reservas de petróleo probadas, tiene un gran potencial.

“De la prosperidad económica no solo se beneficiarían los venezolanos, sino que, una vez que la situación política se normalice después de Maduro, las empresas españolas, con una larga tradición de hacer negocios en la región, también se beneficiarían“, ha argumentado.

Buchan ha relatado a los empresarios su reciente viaje a la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con Venezuela, donde “cada historia es más desoladora que la anterior”. “Por eso Maduro tiene que irse”, ha recalcado. A Colombia llegan 5.000 venezolanos cada día, ha dicho, y el país está haciendo un enorme esfuerzo para acoger a un colectivo que supera ya los dos millones de personas.

“Los venezolanos no merecen seguir sufriendo ni un minuto más, todos y cada uno de los que tengamos cualquier influencia debemos seguir pidiendo elecciones libres y justas y un retorno a la democracia”, ha zanjado.

Europa Press.

Comments

Comments are closed.