Una alta autoridad reguladora de Estados Unidos dijo el martes que una investigación sobre el choque fatal que involucró un Uber autónomo en 2018, reveló “una cultura de seguridad no efectiva” en la compañía de viajes compartidos.

El presidente de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, Robert Sumwalt, hizo el comentario al hablar de una colisión ocurrida a principios del año pasado en Arizona, en la que una mujer murió.

“Tanto las acciones inapropiadas del sistema autónomo de manejo, como el operador humano del vehículo, fueron síntomas de un problema más profundo: una cultura de seguridad ineficaz“, dijo Sumwalt en su declaración inicial en la audiencia.

La junta envió en marzo del año pasado un equipo a Tempe, Arizona, para investigar la colisión fatal de un vehículo de Uber y un peatón.

El vehículo era parte de la flota de carros autónomos de la compañía.

“Aunque los sensores del vehículo notaron al peatón 5,6 segundos antes del impacto, el sistema titubeó entre clasificarlo como un vehículo, una bicicleta u ‘otro’“, dijo Sumwalt.

Uber había desactivado un sistema de alerta de colisión instalado en fábrica y un sistema de frenado de emergencia automático, cuando se utilizaba el vehículo Volvo para probar las capacidades de conducción autónoma de Uber, según la NTSB.

La peatona estaba vestida con ropa oscura y empujaba una bicicleta que no tenía reflectores laterales cuando cruzaba una sección no iluminada de la calle por la noche.

Uber suspendió temporalmente su programa de viajes compartidos en coches autónomos, pero finalmente puso sus vehículos de autoconducción de vuelta en las carreteras en Pittsburgh en “modo manual”, con un conductor al volante en todo momento.

AFP.

Comments

Comments are closed.