El diputado a la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, indicó este lunes que se confirmó un caso de fiebre amarilla en el Hospital Ruiz y Páez en el estado Bolívar.

“Es un paciente masculino de 46 años, residente de la comunidad indígena de Kamarata. Luego de dos meses de hospitalización, hace dos semanas el Instituto Nacional de Higiene confirmó que se trataba de un caso de fiebre amarilla. Hasta el momento el Ministerio de Salud no ha divulgado información sobre el caso ni ha emitido alerta epidemiológica”, indicó.

Destacó que si hay un caso de fiebre amarilla confirmado debe preocuparnos, “porque todas las condiciones para generar una epidemia están presentes: baja cobertura de vacunación y alta presencia del vector que trasmite la enfermedad. Es por eso que es tan necesario que el Ministerio de Salud sea responsable con el manejo de este caso y emita la alerta epidemiológica y active los programas para el control de esta enfermedad”.

Asimismo, el médico infectólogo Julio Castro señaló que la fiebre amarilla es una enfermedad que se mantiene en el entorno selvático y la mejor forma de mantenerla controlada es vacunando a la gente.

“La fiebre amarilla es una enfermedad con un potencial de contagio muy alto (…) y tiene que notificarse, no solo a los connacionales sino también a los vecinos y aún no ha habido una notificación oficial”, dijo.

A su juicio, se justifica el tema de la alerta epidemiológica en el estado Bolívar: “Esto requiere una investigación epidemiológica importante en el lugar donde apareció el caso de fiebre amarilla”.

“La sugerencia es vacunar los municipios del estado Bolívar, donde el paciente tuvo fiebre amarilla”, sin embargo, “en Venezuela está difícil conseguir la vacuna”, aseveró.

Comments

Comments are closed.