El Rey de España, Felipe VI, se reunió este martes con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en el inicio de una inédita visita por los 500 años de La Habana, un fuerte gesto político hacia la isla, bajo presión diplomática de Estados Unidos.

La pareja real fue recibida por el presidente cubano con honores militares en el Palacio de la Revolución, poco después de depositar flores ante el monumento al héroe cubano José Martí, en la Plaza de la Revolución. Seguidamente el rey Felipe y Díaz-Canel sostuvieron conversaciones oficiales.

A su arribo a La Habana la noche del lunes, los reyes fueron recibidos por el canciller Bruno Rodríguez. “Cuba los recibe con cálida hospitalidad”, tuiteó el jefe de la diplomacia cubana.

Esta es la primera visita de Estado de un monarca español a la isla, una de las últimas colonias latinoamericanas en separarse de Madrid, en 1898.

La visita real ocurre en un momento de festividades para la capital cubana, que anualmente atrae a millones de turistas seducidos por sus calles detenidas en el tiempo y se apresta a celebrar el aniversario de su fundación, el 16 de noviembre de 1519.

Pero el contexto político no es para celebrar: la llegada en enero de 2017 de Donald Trump a la Casa Blanca puso fin al histórico acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, que propició su antecesor Barack Obama.

Acusado de oprimir a su pueblo y de apoyar militarmente a la Venezuela en crisis dirigida por Nicolás Maduro, el gobierno cubano ha sufrido una lluvia de sanciones que ha afectado principalmente a su población, víctima de la escasez de gasolina o con mayores dificultades para obtener una visa estadounidense. AFP

Comments

Comments are closed.