La Facción 16 de Julio (F16J), una facción de la oposición venezolana, se ha desmarcado este viernes del acuerdo alcanzado esta semana por diputados opositores y maduristas con miras a renovar el Consejo Nacional Electoral (CNE), como primer paso para resolver la crisis política que sufre el país.

El pasado martes, ambos bandos decidieron crear una comisión preliminar encargada de designar al comité de postulaciones que se ocupará de renovar el CNE. Se trata del primer acuerdo al que llegan opositores y maduristas desde que estos últimos regresaron a la Asamblea Nacional, el pasado mes de septiembre.

La Facción 16 de Julio ha considerado que la misma presencia de los maduristas en la sede legislativa es “ilegal” porque “perdieron su investidura por abandonar durante dos años sus funciones en la Asamblea Nacional y ocupar cargos públicos”. “No deben ser tomados en cuenta para tomar ninguna decisión” en el Parlamento, ha argumentado.

Los maduristas dejaron sus escaños después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declarara en desacato al Parlamento pero volvieron a ocuparlos tras el acuerdo alcanzado en septiembre entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición minoritaria para retomar el diálogo con el objetivo de zanjar la crisis política.

A este respecto, la Facción 16 de Julio ha rechazado las “negociaciones de espaldas al país” y ha denunciado que “un sector de la oposición venía dialogando con el régimen para realizar solo elecciones parlamentarias“, acusando a la cúpula parlamentaria de “connivencia y cohabitación” con el Gobierno de Maduro.

“Estos actos no solo violan la Constitución y el Estatuto que rige la Transición, sino que rompe la ruta planteada en enero a los ciudadanos y al mundo: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”, ha reprochado.

En su opinión, “el resultado predecible de este cambio en la ruta garantiza la permanencia del régimen en el poder y, por eso, la F16J no comparte que se apruebe una comisión tan importante para el país con la participación de ex diputados“. “No vamos a formar parte de una repartición de cuotas políticas”, ha subrayado.

Para la facción opositora, “no puede existir un pacto de convivencia con un grupo que persigue, reprime y asesina”. “El cese de la usurpación es un compromiso de honor asumido con los venezolanos y con nuestros aliados internacionales para superar a este régimen usurpador de mafias, que cada vez hunde más al país en una crisis humanitaria”, ha zanjado.

Con información de Europa Press.

Comments

Comments are closed.