Efectivos de la Policía de Bolivia se han amotinado este viernes en las ciudades de Cochabamba, Sucre, Tarija y Santa Cruz para protestar contra el Gobierno de Evo Morales y evitar más enfrentamientos en el país en el marco de las protestas que se suceden contra la reelección de Morales.

El motín policial ha comenzado en Cochabamba, en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales y, posteriormente, se ha extendido a otras unidades, según ha recogido el diario ‘La Razón Digital’. La decisión de las fuerzas de seguridad ha sido recibida con alegría por parte de cientos de manifestantes que demandan la renuncia de Morales.

Más tarde se replicó en Sucre, donde ‘La Razón’ ha constatado que se habían concentrado unos 700 efectivos. Según el diario, uno de los policías que ha encabezado la medida ha declarado que el objetivo es “evitar más enfrentamientos en el país”.

En cuanto a Tarija, varios policías se han apostado ondeando banderas bolivianas. En Santa Cruz, otro grupo de policías amotinados han extendido un cartel en que el puede leerse ‘Motín policial’ en lo alto del edificio del Comando Departamental de la ciudad.

Además, la presión ciudadana para que los policías se sumen al motín está aumentando en otras zonas, como en La Paz, Trinidad o Riberalta.

“ACUARTELADOS Y NO AMOTINADOS”

Por su parte, el Comando General de la Policía Boliviana ha aclarado que los policías están “acuartelados y no amotinados”.

“Se aclara a la sociedad civil que los efectivos policiales se encuentran acuartelados y no amotinados como señalan algunos medios de comunicación”, según un comunicado de la Policía recogido por la agencia boliviana de noticias, ABI.

Asimismo, el comunicado asegura que la Policía, “en cumplimiento de la Constitución Política del Estado, hará cumplir su misión de mantener el orden y la paz social en todo el territorio nacional”.

El comandante general de la Policía, Yuri Calderón, ha sostenido también que la situación registrada en Cochabamba es un “tema aislado” que se explica por el relevo este viernes del comandante de Cochabamba, Raúl Grandy, al que ha sustituido Jaime Edwin Zurita.

Sobre el resto de zonas en las que se han registrado incidentes con la Policía, Calderón ha asegurado que no existe “ningún amotinamiento” policial.

Europa Press.

Comments

Comments are closed.