John Bolton advirtió el lunes que Corea del Norte no ha renunciado realmente a las armas nucleares, en su primera aparición pública desde que dejó su cargo como asesor de Seguridad Nacional del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En una conferencia sobre Corea del Norte, celebrada en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, Bolton dijo que ahora podía “hablar en términos claros” sobre la “grave amenaza” que plantea el régimen de Kim Jong Un, a quien Trump se acercó en 2018.

“Parece claro que la RPDC no ha tomado una decisión estratégica de abandonar sus armas nucleares“, expresó Bolton, haciendo referencia a las siglas del nombre oficial del país, República Popular Democrática de Corea.

Bolton es una figura conocida por sus posturas duras de “halcón” en política exterior que expresó bajo la forma de amenazas con acciones militares contra Corea del Norte, pero también Irán y Venezuela.

El año pasado denunció a Venezuela, Nicaragua y Cuba como la “Troika de la tiranía” y desde su llegada a la Casa Blanca hubo un endurecimiento de la política contra el gobierno de Caracas encabezado por el socialista Nicolás Maduro.

Este lunes, Bolton rompió su silencio para denunciar que el gobierno de Pyongyang sigue apostando por un programa nuclear.

“Creo que la decisión estratégica por la que Kim Jong Un está operando es que hará todo lo posible para mantener su capacidad de producir armas nucleares y desarrollarla y mejorarla aún más“, opinó Bolton.

Sus comentarios se contradicen con las perspectivas optimistas de Trump luego de tres reuniones con el líder norcoreano, después de las cuales el mandatario estadounidense ha afirmado que recibió “hermosas cartas”, afirmando que Kim se mantendrá fiel a su palabra.

Antes de empezar a trabajar con Trump, Bolton, firme opositor al gobierno de Corea del Norte, calificó a Kim como “escoria humana”.

En la conferencia también mencionó los repetidos lanzamientos de Corea del Norte de proyectiles de corto alcance que Trump ha minimizado, diciendo que Kim disfruta de los lanzamientos y que éstos no violan los acuerdos aunque preocupan.

“Las pruebas de misiles balísticos de corto alcance que hemos visto en meses recientes no nos da ninguna razón para pensar que no constituyen una amenaza“, aseguró.

“Gran error”

En ese sentido, el exfuncionario remarcó que estos proyectiles van a ayudar a Pyongyang a desarrollar una tecnología para misiles de largo alcance.

Bolton también advirtió que Estados Unidos no está prestando suficiente atención a las crecientes tensiones entre Corea del Sur y Japón, enfrentados por temas sobre el pasado colonial.

“Esto está pasando desapercibido en el radar de Estados Unidos, lo cual es un gran error”, agregó.

Trump anunció el 10 de septiembre que había despedido a Bolton -quien paralelamente dijo que le había ofrecido al presidente su renuncia-. El mandatario estadounidense indicó después que tenían múltiples desacuerdos en materia de política exterior.

Durante la conferencia, Bolton abogó por una política exterior más involucrada, el contrario del discurso de Trump que ha afirmado querer reducir los compromisos en el extranjero.

“Este no es el momento para una desvinculación o una retirada de Estados Unidos. Es el momento para un mayor involucramiento y un liderazgo en la Península Coreana, en Asia y en el mundo entero, más, no menos”, sentenció.

AFP.

Comments

Comments are closed.