Un funcionario de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió el jueves que los líderes de Latinoamérica otorguen a los más de cuatro millones de venezolanos que han abandonado su país la condición de refugiados en lugar de mantenerlos en sus naciones ilegalmente o con estatus migratorios temporales.

David Smolansky, comisionado de la OEA para los migrantes y refugiados venezolanos, dijo a periodistas en Nueva York que es necesario permitir que estos inmigrantes puedan adaptarse y contribuir a las economías de sus nuevos países.

“Otorgar el estatus de refugiado es la solución más útil y pragmática para los países receptores”, dijo el venezolano, quien destacó que aproximadamente la mitad de los cuatro millones se encuentra en situación irregular mientras que la otra mitad cuenta con algún tipo de regularización temporal en la nación donde está.

Smolansky dijo que en Colombia hay 1,6 millones de venezolanos, seguido de Perú con 900.000, Chile con 400.000, Ecuador con 350.000 y Brasil con 170.000.

Argentina, Panamá, Trinidad y Tobago y otros también han recibido venezolanos que le han escapado a la pobreza, violencia o falta de alimentos y medicinas, dijo el funcionario.

El funcionario de la OEA señaló durante una rueda de prensa en el consulado de Venezuela, que en la actualidad controlan figuras afines al líder opositor Juan Guaidó, que también es necesario otorgar una tarjeta de identidad regional a los que se encuentran en situación irregular para que así puedan acceder al sistema de salud. Por otro lado, pidió que Trinidad y Tobago deje en libertad al grupo de venezolanos que se encuentra recluido en ese país desde hace meses.

“Alguno lleva ya más de un año”, dijo.

Pidió asimismo a Curazao que los 40.000 venezolanos que se encuentran allí se puedan registrar para “poder participar de esa economía”.

A pesar de ser un país rico en petróleo, Venezuela enfrenta una crisis económica que ha provocado una fuerte escasez de alimentos y medicinas.

En diciembre Naciones Unidas pidió 738 millones de dólares para ayudar a países sudamericanos que han acogido a inmigrantes venezolanos, pero Smolansky destacó que sólo se ha logrado obtener un 30% de esa cifra.

El martes, altos funcionarios de Perú, Ecuador, Colombia y Canadá, entre otros, se reunieron en Naciones Unidas con figuras como Federica Mogherini, la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, para pedir más ayuda financiera y cooperación y poder lidiar así con la llegada de inmigrantes venezolanos.

“El reto, por supuesto, es grande, pero necesitamos una acción también contundente por parte de la comunidad internacional”, dijo el presidente colombiano Iván Duque. AP

Comments

Comments are closed.