Boeing anticipó mal la respuesta de los pilotos ante las alertas de vuelo en los casos de mal funcionamiento del sistema antibloqueo MCAS, implicado en dos accidentes de 737 MAX, concluyó el jueves la NTSB, la autoridad estadounidense reguladora del transporte.

“Observamos en los dos accidentes que las tripulaciones no reaccionaron de la forma en que Boeing y la FAA (Administración Federal de Aviación) pensaban que lo harían“, dijo Robert Sumwalt, el jefe de la NTSB.

“Estas hipótesis (de Boeing y la FAA) habían sido utilizadas para diseñar el avión y hemos encontrado una brecha entre estas suposiciones que se utilizaron para certificar el MAX y la realidad, donde los pilotos se enfrentaron a múltiples alarmas y advertencias al mismo tiempo”, afirmó.

Dos accidentes de Ethiopian Airlines y Lion Air dejaron un total de 346 muertes, lo que llevó a dejar en tierra a toda la flota 737 MAX en el mundo desde hace más de seis meses.

Boeing trabaja actualmente en los cambios exigidos por los reguladores para levantar la prohibición de operar, incluida la formación de pilotos.

La NTSB recomienda que la FAA evalúe las hipótesis de Boeing y otros fabricantes a la hora de diseñar programas informáticos para situaciones de emergencia, y ver si estos sistemas no deberían revisarse para tomar en cuenta diferentes reacciones de los pilotos frente a alarmas y alertas en vuelo.

El regulador también insta a la FAA a que desarrolle “métodos y herramientas sólidos” para validar las hipótesis relacionadas con las respuestas de los pilotos a problemas de seguridad significativos durante el proceso de certificación del diseño de la aeronave.

“Estamos comprometidos a trabajar con la FAA para revisar las recomendaciones de la NTSB“, dijo Boeing tras conocerse el informe.

La NTSB afirma que no está juzgando las actuaciones de los pilotos en ambos accidentes, y que sus recomendaciones se centran más en las hipótesis hechas durante el proceso de certificación estadounidense del 737 MAX.

“Las respuestas de los pilotos a las acciones imprevistas del MCAS no fueron consistentes con las hipótesis hechas por Boeing durante las evaluaciones del sistema de control de vuelo durante el diseño del 737 MAX en caso de peligro”, añadió la NTSB.

Según las conclusiones preliminares de los investigadores del accidente de Ethiopian Airlines, los datos del ángulo de ataque transmitidos al avión por la sonda de incidencia (AOA) eran erróneos, lo que provocó la activación del MCAS, lo mismo que en el vuelo de Lion Air. En ambos casos, el MCAS puso brutalmente al avión en “picada” (nariz al suelo).

El capitán y su copiloto aplicaron todos los procedimientos de emergencia, según los investigadores.

AFP.

Comments

Comments are closed.