Gerardo Blyde, exalcalde de Baruta, señaló este martes que con el proceso que se instaló ayer en la sede de la Cancillería entre representantes del gobierno y un sector de la oposición “van a hacer mucho ruido, van a dar algunas concesiones para decir que está funcionando, pero eso no tiene capacidad de comprometer para sacar a Venezuela de la crisis”.

En ese sentido, recodó que durante la mesa de negociación anterior “nos comprometimos en obrar de buena fe, en no hablar y tener discreción para que pudiese avanzar el proceso (…) aunque había tentación de hablar pero no lo hicimos porque estábamos buscando un acuerdo integral para lograr una solución política”.

Durante una entrevista ofrecida al periodista Roman Lozinski en Éxitos, destacó que el acuerdo era formal donde se contemplaban varias cosas, entre ellas terminar en un proceso electoral presidencial: “La elección parlamentaria no estaba acordaba por ambas partes, nunca estuvo en agenda”.

“Fuimos avanzando y propusimos por escrito la posibilidad de constituir un gobierno de transición a través de un consejo de gobierno para llegar a unas elecciones libres. Saliendo Maduro y Guaidó de sus cargos. También planteamos otros puntos quizás menos trascendentes pero importantes, garantías políticas para ambas partes, la reinstitucionalización. Mientras el gran tema que ellos llevaron a las negociaciones fueron las sanciones. Era la única preocupación en su agenda, incluir el tema de las sanciones pero la Casa Blanca ha tenido una posición clara, no habrá levantamiento de las sanciones mientras Maduro siga en el poder”, dijo.

Resaltó que en un principio el oficialismo necesitaba la mesa de negociación porque la intermediación de Noruega es internacionalmente muy respetada tanto para países aliados como para no aliados, pero “Maduro actuó de mala fe, su delegación actuó de mala fe, violando las reglas del proceso”.

“Activaron otro plan que lo tenían escondido y lo sacaron ayer”, dijo al tiempo que aseveró que el mecanismo como estaba planteado no puede repetirse igual: “No se puede volver a una negociación para empezar de cero”.

A su juicio, el costo político ha sido muy alto, “no poder hablar, no poder explicar el proceso, pero si había una luz al final valía la pena transitar ese camino a pesar del ataque”.

“El intento de negociación con la medicación de Noruega fue abortado por Maduro, creo que era su gran oportunidad para que el país tuviera una salida democrática y pacífica. Posiblemente nos vienen momentos más duro al haber cerrado esa puerta. Creo que ellos se comen su cuento y eso es lo más grave. Alimentarse de una mentira como si fuera verdad, pretender que aún son mayoría, que el culpable de los males son EEUU y las sanciones, que sus aliados no se han robado nada”, aseguró.

“¿Van a quitar el desacato a la Asamblea Nacional? ¿Cómo se lo van a quitar? ¿Ellos se van a reintegrar pero seguirá en desacato? ¿Cuál es la convivencia entre esa Asamblea y la Constituyente?”, se preguntó.

Comments

Comments are closed.