La destitución de John Bolton por Donald Trump llega después de un creciente número de desencuentros entre el ya exasesor de Seguridad Nacional y el presidente estadounidense.

El mandatario está acostumbrado a consejeros que se adaptan a cada uno de los giros que emprende en sus políticas, pero Bolton, que asumió su cargo tras décadas de experiencia en Washington, no se amoldaba a ese perfil.

Estos son los principales motivos de desacuerdo entre Trump y Bolton:

Afganistán

Trump sorprendió el sábado al anunciar que había invitado a líderes talibanes a su residencia de Camp David para abordar un acuerdo para retirar tropas de Afganistán.

Esas negociaciones eran impensables para Bolton, que había defendido el despliegue de militares en Afganistán e Irak durante el mandato del expresidente George W. Bush y siempre criticó las concesiones hechas a los adversarios de Estados Unidos.

The Washington Post afirmó que las tensiones crecieron tanto sobre este tema que Zalmay Jalilzad, el negociador estadounidense con los talibanes, se había negado a compartir con Bolton su borrador de acuerdo con los insurgentes afganos por temor a que éste lo saboteara.

El presidente Trump acabó cancelando el encuentro con los talibanes tras un atentado perpetrado por ellos la semana pasada en Kabul en el que murió un soldado estadounidense.

Irán

Bolton ha sido uno de los máximos partidarios de una ofensiva militar contra Irán. En 2015 escribió un artículo de opinión en The New York Times titulado: “Para detener la bomba (nuclear) de Irán, bombardeen Irán”.

Poco después de que Bolton asumiera la jefatura del Consejo de Seguridad Nacional, Trump se retiró del acuerdo nuclear iraní negociado por su predecesor, Barack Obama, e impuso duras sanciones contra Teherán.

Pero, en los últimos meses, Trump ha ido mostrándose más a favor de la vía diplomática con la República Islámica.

En la última reunión del G7, celebrada el mes pasado, el mandatario estadounidense pareció dispuesto a aceptar una propuesta francesa para conceder una línea de crédito a Irán, y este martes se supo que estaba a favor de reunirse con su homólogo iraní, Hasan Rohani, “sin condiciones previas”.

Corea del Norte

Bolton también es conocido por la dureza de su posición respecto a Corea del Norte. Poco antes de asumir su cargo, escribió en The Wall Street Journal que Estados Unidos tendría razón de llevar a cabo un ataque preventivo contra el país asiático.

Sus críticas al régimen de Pyongyang se remontan a años atrás. En 2003, Corea del Norte lo llamó “escoria humana” después de que Bolton, que trabajaba en el Departamento de Estado, llamara “dictador tiránico” al entonces líder norcoreano Kim Jong Il.

Bolton se unió sin embargo a Trump en sus dos cumbres con Kim Jong Un, en Singapur y luego en Hanói, donde instó al presidente a no aceptar un acuerdo sin más compromisos por parte de Pyongyang.

Cuando el presidente organizó un tercer encuentro imprevisto con Kim Jong Un en junio en la Zona Desmilitarizada que separa las dos Coreas, Bolton se encontraba bastante lejos de allí, en Mongolia.

Venezuela

Bolton ha liderado una las mayores apuestas de Trump en política extranjera: el intento de echar del poder al presidente venezolano Nicolás Maduro, cuyo país vive una gravísima crisis política y económica.

Pero Bolton ha salido del gobierno antes de lograr la marcha de Maduro, que sigue contando con el apoyo de sus fuerzas armadas, más de medio año después de que Estados Unidos y otros numerosos países lo declararan ilegítimo.

Trump ha hablado menos de Venezuela en los últimos tiempos y, según varias informaciones de prensa, reprendió a Bolton en privado por exagerar la capacidad real del líder opositor Juan Guaidó de tomar el poder.

AFP.

Comments

Comments are closed.