El canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, denunció este miércoles ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la crisis en Venezuela y la presencia de grupos terroristas presentes en el país.

“Los vínculos del régimen venezolano con los grupos armados ilegales es un fenómeno criminal que tiene más de dos décadas, el relacionamiento de los dos actores ha sido expuesto continuamente por el gobierno colombiano. El ELN es ampliamente tolerado por autoridades, tienen zonas campamentarias permanentes en Venezuela, con actividades criminales tendientes al fortalecimiento armado”, indicó.

Destacó que el Frente Efraín Pabón del ELN “patrocina” colectivos den la frontera: “Controlan y cobran por el tránsito por los pasos ilegales. Un ELN más posesionado en territorio venezolano, con la protección del régimen, genera nuevos elementos de inseguridad a la paz y estabilidad de la región”.

“Los grupos residuales, terroristas, mantienen vínculos con las autoridades venezolanas de tipo local y regional, ejecutan actividades económicas, logísticas y de control social, entrenan milicias y controlan algunos pasos fronterizos”, comentó.

Asimismo, apuntó que el Sebin “actúa en coordinación” con los grupos armados organizados residuales de Colombia para “ofrecerles protección en territorio venezolano”.

“Alias Iván Márquez, alias Santrich y los nuevos residuales utilizan a Venezuela y son protegidos en ella. Desde hace por lo menos un año alias Márquez y alias Granda mantenían reuniones clandestinas en Venezuela. Ahí se definían estrategias para denunciar supuestos incumplimientos del Gobierno colombiano, es decir, acción política contra el Gobierno colombiano, calumnias”, dijo.

Holmes Trujillo afirmó que Maduro llamaba ‘líderes de paz’, pocos días antes del nacimiento del grupo terrorista, a quienes anunciaron la creación de dicha organización criminal.

“La relación de cooperación entre los grupos armados ilegales y el régimen venezolano es la mayor amenaza para la estabilidad democrática y la seguridad de la región. La dictadura de Maduro considera que esos grupos hacen parte activa de su dispositivo de defensa. Imagino las preocupaciones del Ejército venezolano al ver esa realidad, se preguntarán si los están utilizando para proteger nuevos grupos narcotraficantes”, añadió.

Resaltó que Colombia fue a la OEA a pedir que “saquemos adelante las medidas de cooperación para combatir el terrorismo, en un momento en el cual se anuncia el nacimiento de un nuevo grupo narcoterrorista que tiene el amparo de un régimen dictatorial y tirano. Recientemente se anunció alerta naranja en frontera venezolana, esa bravuconada corresponde a una estrategia de disuasión del régimen para responder a la presión internacional ante las evidencias de la relación de ese régimen con organizaciones narcoterroristas”.

“Vamos a continuar, es la política del presidente Iván Duque, haciendo estas denuncias acogidos a la legalidad internacional para avanzar en la creación de esas condiciones que lleven a que finalmente los hermanos venezolanos puedan vivir en democracia y libertad”, aseguró.

Comments

Comments are closed.