La modelo venezolana Jimena Romina Araya, conocida como Rosita, respondió este jueves a los señalamientos que dicen que la policía de Perú la estaba requiriendo por vínculos con “El Tren de Aragua” y evasión de impuestos.

“De mí podrán decir lo que sea pero soy una persona trabajadora, que le echa ganas a la vida al igual que los venezolanos que están en cualquier parte del mundo para mandarle dinero a su familia y eso mismo hago yo. El hecho que yo sea Jimena Araya no significa que yo vivo una vida de Paris Hilton y de lujos porque si fuera así simplemente no trabajara”, comentó.

Destacó que si estuviera “enchufada” como algunas personas dicen, “no estuviera trabajando y viviera feliz en Venezuela con mi familia, tuviera lujos, propiedades y carros, pero a mí nadie me puede comprobar eso porque primero no soy rica, no vivo en una urbanización lujosa y no tengo 50 mil carros (…) para la gente que me tilda de chavista y que está regando ese rumor que la justicia me está buscando”.

“Yo no salí de Perú escondida como un periodista dijo, yo tengo los sellos de entrada (20 de agosto) y salida (29 de agosto) del aeropuerto Jorge Chávez, en ningún momento me estoy escondiendo, realmente no le debo nada a la justicia”, expresó en sus redes sociales.

Araya también señaló que ella es hija de padres extranjeros, por lo que cuesta con otra nacionalidad: “Mi mamá es peruana y mi papá era chileno”.

“Si estuviera enchufada mi proceso legal en Venezuela estuviera cerrado, pero no es así, sigue abierto porque existe el retardo procesal”, sostuvo.

Comments

Comments are closed.