El presidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), Juan José Ávila, renunció este jueves a su cargo, anunció la organización en medio de dudas por la decisión de la Major League Baseball (MLB) de prohibir a sus peloteros jugar en el país caribeño.

“Ávila no seguirá ejerciendo sus labores como presidente (…) Decidió apartarse del cargo que desempeñó desde 2017 por motivos personales”, informó la LVBP en un comunicado sin referirse directamente a la medida tomada por las Grandes Ligas ante las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos contra Venezuela.

La ruptura entre la MLB y la LVBP ha provocado incertidumbre con vistas a la celebración de la temporada 2019-2020, con inicio pautado para el 18 de octubre.

No se ha definido quién tomará el lugar de Ávila.

“La razón de ser de la LVBP es jugar béisbol, organizar un torneo todos los años, entre octubre y enero. Así que aspiro a que el venidero campeonato 2019-2020 (…) se realice con éxito, como es el deseo de todos los equipos”, expresó Ávila en una carta enviada a los equipos del circuito, citada en el documento.

La MLB congeló a finales de agosto relaciones con la LVBP, por lo que ninguno de sus peloteros en las mayores y en equipos afiliados en las ligas menores podrá competir en Venezuela independientemente de su nacionalidad.

La medida excluyó al país del Winter League Agreement (WLA), acuerdo que regula las relaciones entre las Grandes Ligas y los campeonatos del Caribe, a la espera de que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro estadounidense responda a una petición de aclarar si la cesión de peloteros viola las sanciones de la administración de Donald Trump contra el gobierno de Nicolás Maduro.

El mayor patrocinador de la LVBP es la estatal petrolera PDVSA, sancionada por Washington.

 “Profunda preocupación”

Tras República Dominicana, Venezuela es el segundo mayor exportador de jugadores de Grandes Ligas. Un total de 96 venezolanos ha visto acción en la gran carpa en 2019 y más de 1.800 en las filiales de sus organizaciones en las ligas menores.

“Siempre he pensado en lo mejor para el béisbol profesional del país. No he hecho otra cosa (…). Pero en este instante debo dar un paso al costado, durante algún tiempo, debido a razones familiares que requieren mi atención inmediata”, alegó Ávila.

El miércoles, la Confederación de Béisbol del Caribe, que agrupa a los campeonatos de Dominicana, Puerto Rico, México y Venezuela, había expresado la “profunda preocupación” del ahora expresidente de la LVBP.

La OFAC tampoco ha aclarado el alcance de las sanciones sobre proveedores de artículos deportivos y socios de la pelota venezolana.

“El amigo Ávila, me consta tiene una profunda preocupación“, sostuvo el comisionado del béisbol caribeño, Juan Francisco Puello Herrera.

La organización había informado que Ávila y Puello Herrera sostendrían este jueves una reunión en Santo Domingo para tocar “temas de sumo interés sobre el montaje” de la campaña 2019-2020 en Venezuela.

Comments

Comments are closed.