Venezuela actualmente atraviesa por una crisis política, social y económica, y es por ello, que miles de venezolanos deciden irse del país buscando un mejor futuro, y uno de los detsinos más accesibles es Colombia, específicamente La Parada, donde anteriormente vivían 2.500 habitantes y ahora cuenta con casi 38 mil.

Muchos de estos venezolanos aprovechan el agua del caño que trae agua del río Táchira, y que lleva a la trocha La Marina para lavar la ropa, e incluso bañarse.

“Doña, saque el niño de esa agua, no se puede bañar allí“, advierte un policía colombiano a una mujer que bañaba a un pequeño en el sitio.

“No tenemos dónde bañarnos, ¿y qué más vamos a hacer? Esto es el pan nuestro de cada día“, recalcó.

Otro grupo también se posa sobre los andenes, resguardándose del sol, y esperando turno para lavar.

Por otro lado, otra cosa que preocupa a las autoridades de la entidad son las ventas ambulantes, y según los números que maneja la Alcaldía de Villa del Rosario, unos 3.000 comerciantes informales convergen en el sector: el 80% por ciento son venezolanos.

La Secretaría de Gobierno con la Policía Nacional, en dos ocasiones los desalojaron, pero sin embargo volvieron.

Gloria Hernández, colombiana, quien lleva 20 años viviendo en la zona dice que todo en su barrio “cambió. “No es que antes no hubiera delincuencia, o que todo era la sana paz, porque ya por el simple hecho de vivir en frontera hay mucho dinamismo, pero vivíamos mucho más tranquilos“, indicó.

Dice que en ocasiones ayuda a las madres venezolanas dándoles agua potable para sus pequeños. “Me da dolor verlos tan vulnerables”.

Según datos de Migración Colombia, en Villa del Rosario el 23% de su población son migrantes irregulares, reseñó La Opinión de Colombia.

Para leer el artículo completo pulse AQUÍ.

Comments

Comments are closed.