La Casa Blanca intentó el miércoles barrer con la idea de un diálogo entre Washington y Caracas, asegurando que los contactos “a muy alto nivel” con el gobierno de Nicolás Maduro evocados por el presidente Donald Trump apuntan únicamente a la “salida” del mandatario venezolano.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, dijo que los acercamientos entre funcionarios venezolanos y de Estados Unidos “a espaldas” de Maduro fueron para discutir su salida del poder y la realización de nuevas elecciones.

Maduro, que rompió relaciones con Washington el pasado 23 de enero luego de que Trump desconociera la legitimidad de su mandato, confirmó el martes contactos de miembros de su gobierno con altos funcionarios de la administración Trump, diciendo que han sido bajo su “autorización expresa” y para “buscar regular” el “conflicto” entre ambos países.

Pero Bolton replicó que “los únicos asuntos” en las conversaciones han sido la partida de Maduro y la convocatoria a nuevos comicios, sin mencionar intercambios de otro tipo.

“Como el presidente [Trump] ha declarado en repetidas ocasiones, para poner fin al robo de los recursos del pueblo venezolano y la continua represión, Maduro debe irse”, tuiteó Bolton.

“Los únicos asuntos discutidos por aquellos que están acercándose a espaldas de Maduro son su salida y elecciones libres y justas”, agregó.

Trump dijo el martes a periodistas que su gobierno mantiene conversaciones “con varios representantes” de Venezuela, a pesar de que Washington desconoce a Maduro, a quien tilda de “dictador” mientras busca asfixiarlo con sanciones para propiciar un cambio de régimen.

No quiero decir quién, pero estamos hablando a muy alto nivel“, dijo Trump al ser consultado sobre reportes de un acercamiento de la Casa Blanca a Diosdado Cabello, considerado el líder oficialista venezolano más poderoso después de Maduro.

Cabello encabeza la Asamblea Nacional Constituyente, con poderes extraordinarios para reemplazar a la Asamblea Nacional (parlamento), electa en 2015 y bajo control de la oposición.

Confirmo que desde hace meses hay contactos de altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, de Donald Trump, y del gobierno bolivariano que yo presido bajo mi autorización expresa, directa, varios contactos, varias vías, para buscar regular este conflicto”, anunció poco después Maduro en cadena de radio y televisión.

“Desde hace meses tenemos contactos, así como he buscado el diálogo en Venezuela, he buscado la forma en que el presidente Donald Trump escuche a Venezuela de verdad”, aseveró.

Maduro se retiró de un diálogo con la oposición mediado por Noruega el 7 de agosto, después de la última ronda de sanciones de Estados Unidos.

“Algo malo”

Caracas y Washington carecen de embajadores desde 2010, y mantienen una tensa relación desde la llegada al poder en 1999 del fallecido líder Hugo Chávez, predecesor de Maduro.

En marzo de este año, Estados Unidos retiró a todos sus diplomáticos del país. Pero su representante especial para la crisis venezolana, Elliott Abrams, ha dicho que Washington conserva un canal diplomático con Caracas aunque desconoce el segundo mandato de Maduro, iniciado el 10 de enero, por considerarlo resultado de elecciones fraudulentas, y reconoce como presidente interino al líder opositor Juan Guaidó.

No es la primera vez que Bolton se jacta de que Estados Unidos sostiene conversaciones con altos funcionarios de Maduro.

En abril, tras una fallida rebelión militar liderada por Guaidó, dijo que el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, y otros líderes clave habían comprometido su apoyo para sacar a Maduro pero terminaron respaldando al asediado mandatario.

Washington viene presionando a Maduro con una batería de sanciones, entre ellas el reciente bloqueo de activos de Venezuela y un embargo de facto al crudo venezolano, crucial para su economía, con el fin de que acepte las demandas de la oposición a renunciar y celebre nuevas elecciones presidenciales, algo que el mandatario venezolano se ha negado firmemente a hacer, sostenido por Rusia, Cuba y China.

“Estamos ayudando a Venezuela tanto como podemos. Nos mantenemos al margen, pero la estamos ayudando. Necesita mucha ayuda. Hace 15 años era uno de los países más ricos, ahora es uno de los países más pobres”, dijo Trump el martes.

“Es un tributo increíble a algo malo que está sucediendo, y ese algo malo es el socialismo”, añadió. AFP

Comments

Comments are closed.